2019-09-10 09:09 Fichajes Por: Fede Peris

Digámoslo claramente: ¡¡Valverde no quería a Neymar!!

Valverde nunca ha pedido el fichaje de Neymar y está harto del mal rollo que se está generando en el vestuario con los jugadores que han sido ofrecidos al PSG.



Las personas de confianza de Ernesto Valverde que conviven en el día a día con él no ocultan el malestar que ha producido en el técnico barcelonista el cierre del mercado con la incertidumbre de la llegada de Neymar y la salida de varios jugadores.



Valverde está harto del culebrón Neymar. A él le hubiera gustado que quedara resuelto hace un mes y entiende que todas las noticias que está generando el tema cuando el Barça se apresta a disputar la tercer jornada de La Liga juega en contra de la paz y armonía que él intenta imponer en el vestuario.

Valverde jamás ha pedido el fichaje de Neymar. De hecho, no lo necesita para nada. Con Messi, Suárez, Griezmann y Dembélé tiene de sobras. No quiere jugadores descontentos, como sucedió con Malcom, sin minutos ni opciones de jugar. Y sabe que afrontando la temporada con cuatro delanteros, todos jugarán y no habrá lugar para las malas caras.



Valverde coincidió dos semanas con Neymar antes de que éste se fuera al PSG. Su relación fue correcta, profesional. No hay problema por ahí, pero a Valverde le basta con tener a un súper crack en su plantilla. No necesita a otro que compita con Messi.

Y lo que más desconcertado tiene a Valverde es el hecho de que hayan aparecido nombres que figuran como canje en la operación Neymar. Todos han dicho que no, que no cambian al Barça por el PSG. Ni Coutinho, ni Rakitic, ni Umtiti, ni Dembélé, ni Todibo , ni Artur. Y lo peor es que ahora el técnico tendrá que arreglar los descosidos que le han hecho desde los despachos. 

Valverde no ha pedido a Neymar

Ahora tiene a jugadores, como Rakitic o Dembélé, cabreados porque se sienten ninguneados por un club que les ha tratado como a mercancías. Y el ambiente que se respira en el vestuario no es el que le gustaría a él. Si los resultados se tuercen, la responsabilidad será suya. Pero si Bartomeu acaba despidiéndole, no aceptará su culpa en el mal rollo que se está empezando a generar en el vestuario por culpa de Neymar y la obsesión de Bartomeu por tirar la casa por la ventana por un jugador que en ningún momento le ha pedido su entrenador.