2019-09-11 12:09 FC Barcelona Por: Fede Peris

Griezmann y Neymar generan dos bandos enfrentados en el vestuario del Barça

El vestuario del Barça está dividido por Griezmann, Neymar y la situación de los jugadores que fueron invitados a salir y siguen ahí.



La plantilla del Barça ha perdido la armonía que le ha servido para mantener en los últimos años una dinámica ganadora. La insistencia del club en despachar a varios de sus jugadores y la llegada de Griezmann y el intento de contratación de Neymar han conseguido partir la piña del vestuario en diferentes bandos.



Los bandos enfrentados del vestuario del Barça

Se ha filtrado que algunos jugadores estaban dispuestos a poner dinero de su bolsillo para facilitar la llegada de Neymar. Se trata de algo fácil de decir pero difícil de cumplir. Entre los que querían el regreso de Neymar a toda costa estaban, fundamentalmente, Messi, Luis Suárez y Gerard Piqué. No hay más. 

Los demás veían el tema de manera indiferente, aunque preocupaban los excesos de Neymar tanto dentro como fuera del terreno de juego. Alguno, como en el caso de Jordi Alba, respiró cuando Neymar se fue. De hecho, ha vivido los mejores momentos de su carrera sin el brasileño tapándole la banda izquierda.



La llegada de Griezmann ha impedido el regreso de Neymar

Otros no eran partidarios de la llegada de Griezmann después del feo que el jugador hizo al club el pasado verano vacilándole hasta el último momento. Entre ellos está Leo Messi, aunque éste valora la calidad individual del nuevo fichaje y lo bendice porque beneficiará al equipo, aunque tampoco ignora que si el Barça no hubiera gastado 120 millones en Griezmann, Neymar estaría ahora entrenando en la Ciutat Esportiva.

El diario Sport corrobora la tesis de la desunión en el vestuario del Barça en un artículo de su exdirector Joan Vehils: "No todos los jugadores del FC Barcelona veían con buenos ojos la llegada del astro brasileño. Ahora, el peligro es la división interna que puede producirse en el vestuario entre el grupo de futbolistas partidarios de fichaje de Ney y los que están más cercanos a Griezmann. A día de hoy, no hay dos bandos enfrentados pero los capitanes, con Messi a la cabeza, deberían tomar cartas en el asunto para evitar que la cosa vaya a mas. En los últimos años, en el vestuario del Barça se ha mantenido muy unido y eso, además de la buena relación con el entrenador, ha propiciado que en los momentos más complicados no se hayan producido enfrentamientos internos".

Se avecinan tiempos difíciles en el Barça. Si no reman todos en la misma dirección, será difícil alcanzar los objetivos perseguidos.