2019-09-18 18:09 Real Madrid Por: Fede Peris

De qué han hablado Florentino y Al-Khelaiffi en la comida de directivas

Clima de absoluta cordialidad en la comida de directivos de clubes amigos en la que se han hablado de muchos nombres propios de los dos equipos.



Florentino Pérez y Nasser Al-Khelaiffi, presidente del Real Madrid y del PSG, son dos buenos amigos desde hace años. Mantienen una comunicación periódica y permanente y no necesitan sentarse a comer para resolver los asuntos que atañen a ambos, por ejemplo el futuro de Kyllian Mabppé. Pero ayer se citaron en el restaurante Guy Savoy de París en la procolaria comida de directivas que se realiza en las previas de los partidos de Champions League. Y hablaron de todo.

Al Khelaiffi invitó a la comitiva blanca a comer y el ágape transcurrió en el clima de exquisita armonía que caracteriza las relaciones entre ambos clubes en los últimos años y que se han visto refrendadas por operaciones como las que han llevado a Jesé y a Keylor Navas al club parisino y al portero Areola al Real Madrid.



Pacto de no agresión

De hecho, ambos clubes mantienen vigente un pacto de no agresión que obliga a ambas partes a no tocar a ningún futbolista del otro club sin que antes los presidentes hayan dialogado sobre sus intenciones. Tanto Real Madrid como PSG se han ajustado siempre al acuerdo alcanzado, algo que no sucede en el caso del FC Barcelona, que no sólo no mantiene buenas relaciones con el Real Madrid, sino que incluso se ha convertido en "enemigo público número uno" del PSG por sus desesperados (y fracasados) intentos por llevarse a jugadores del PSG pactando con ellos y no con el club.

Esta forma de hacer las cosas no gusta nada en París, de ahí que el club parisino se cerrara en banda ante el interés del FC Barcelona por fichar a Neymar. El Barça había alcanzado un acuerdo con el jugador y luego se dirigió al club, lo que fue considerado como una falta de respeto ejerciendo el cuatrerismo.

De qué hablaron los presidentes en la comida

Este buen rollo que caracteriza las relaciones entre ambas directivas llevó a la conversación de la comida de ayer a que los nombres propios se adueñaran de la mesa. Florentino le habló maravillas a su colega de Pablo Sarabia ("su único problema en el Madrid fue coincidir con la BBC") y de la calidad humana de Keylor Navas. También se interesó por Di María, del que ambos presidentes comentaron algunas anécdotas. Y surgieron otros nombres por los que se interesó, sin pretensiones, Al-Khelaiffi: Vinicius, Isco, Varane, Kubo...



Pero sin duda los dos nombres estelares que se pusieron sobre la mesa fueron los de Neymar y Mbappé. De Neymar, Florentino le advirtió s su colega que puede estar tranquilo. Le transmitió que el Real Madrid no está interesado por su contratación, porque su momento ya pasó y a estas alturas el club blanco ya no está interesado en un futbolista muy caro, entre fichaje y fichas, que garantiza conflictividad y que, además, nunca ha mostrado interés por fichar por el Real Madrid.

En cambio, Mbappé no oculta a quien le quiere escuchar su condición de madridista desde pequeñito. Para Florentino es una cuestión de honor captarle para su causa y vestirle con la camiseta del Real Madrid. El presidente blanco sabe que caerá como fruta madura. Tarde o temprano. 

El PSG quiere reconducir el problema Neymar

El Real Madrid no ha negociado directamente con él, pero su entorno ya conoce las cifras que podría cobrar en el club blanco. (Acuerdo total Mbappé-Real Madrid: las cifras del millonario traspaso en 2020)

Florentino no dará más pasos sin hablarlo antes con Al-Khelaiffi, que insiste -también ayer en la comida- en que el PSG no es un club vendedor, que se ha marcado como objetivo ganar la Champions League  y que para ello necesita acumular cracks de primer nivel y no venderlos.

Pero Al-Khelaiffi también sabe que si Mbappé se quiere ir, acabará marchando. Y cuando llegue ese momento dará las mismas facilidades para que vaya al Real Madrid como dificultados ha puesto para impedir que Neymar siga en el Barça. Preguntado por Florentino, Al-Khelaiffi mostró su deseo de que la delicada situación que vive ahora Neymar, enfrentado con su afición, acabe arreglándose a medida que el jugador vaya acumulando méritos sobre el terreno de juego.


Deja tu Comentario