2019-09-27 09:09 Leo Messi Por: Redacción MB

Messi deja a Cristiano Ronaldo como lo que es: ¡¡Un miserable!!

Las votaciones de Messi y Cristiano Ronaldo en los Premios The Best dejan a cada uno en su lugar.



La gala de los premios The Best ha colocado a cada uno en su sitio. A Leo Messi en lo más alto, con el reconocimiento a su calidad, y a Cristiano Ronaldo en las cloacas del fútbol. No sabe ganar y mucho menos perder. Pero Messi le ha dejado retratado con su comportamiento.



Y es que ser el mejor no exige ser el más bobo, el más soberbio y el más egoísta. Messi no es ninguna de las tres cosas. Cristiano Ronaldo, las tres. Messi, como capitán de la selección argentina, le dio 5 puntos a Mané, del Liverpool, 3 a Cristiano Ronaldo y 1 a Frenkie De Jong. Cristiano Ronaldo le dio cinco puntos a Matthijs De Ligt, suplente en la Juventus, 3 a De Jong y 1 a Kylian Mbappé. Es decir, que para Cristiano Ronaldo Messi no estuvo entre los tres mejores.

El peor Cristiano entra en el declive

Cristiano cerró la temporada pasada con su peor bagaje goleador en la última década y limitó su colecta de títulos al scudetto italiano, algo que la Juventus ya consiguió de forma consecutiva sin él en los últimos ocho años. Le ficharon para ganar la Champions y fracasó. 



Y sorprende la rabieta de Cristiano Ronaldo, que no votó a Messi, no fuera a ser que ganara gracias a sus puntos, a pesar de que ganó La Liga española con 19 puntos de ventaja sobre el Real Madrid y llegó a la final de la Copa del Rey y a las semifinales de la Champions League, algo que no estuvo al alcance del portugués. Y para redondearlo ganó la Bota de Oro como máximo goleador de las ligas europeas y fue el máximo goleador de la Champions League.

Eso, para Cristiano Ronaldo no fue suficiente. Fue tal su rabieta que optó por no acudir a la gala de entrega de premios, algo que le hacía tan feliz cuando el ganador era él, de forma justa o injusta. Tiene que estar pasándolo muy mal el chico este portugués, mimado, malcriado y maleducado. Le han acostumbrado a los trofeos sin merecerlos y seguro que esta vez estaba convencido de que también podría robar el premio The Best haciendo menos méritos que nunca. ¿Qué esperaba, que se lo dieran una vez más por su cara bonita? Parece que sí.

Y si nefasta fue su actitud negándose a acudir a la gala por saber que él no iba a ser el ganador, peor fue su reacción en las redes sociales: “Paciencia y persistencia son dos características que diferencian a un profesional de un amateur. Todo lo que hoy es grande un día empezó pequeño. Tu no puedes hacer todo, pero tienes que hacer todo para poder transformar tus sueños en realidad. Procura mantener en mente que después de la noche siempre llega el amanecer”. Estas bobadas escribió en su cuenta de Instagram. Ni una palabra de felicitación al ganador... y después querrá ir a cenar con él para acaparar flashes y atención mediática. ¡Impresentable!

Ocho años en el Real Madrid dan para que los gaiteros de Florentino le hayan maleducado regalándole los oídos con mentiras que él se creyó. Y a ver ahora quién es el guapo que le dice que su momento ya pasó. Como en el cuento de Blancanieves, este tipo engreído no soporta que el espejito le diga que hay otro más guapo que él. Y lo peor es que ahora no es solo uno. ¡Son muchos!