2019-10-14 02:10 Real Madrid Por: Redacción MB

Cómo realizar un buen pronóstico de fútbol

Aquí tienes los cuatro aspectos que debes tener en cuenta antes de hacer una apuesta.



El fútbol es de los deportes menos predecibles que existen en la actualidad. Eso lo sabe cualquiera que haya jugado alguna vez a la Quiniela o haya realizado alguna apuesta. Predecir un resultado en este deporte es difícil.
Sin embargo, existen ciertos trucos que se pueden tener en cuenta a la hora de hacer un pronóstico con el fin de intentar acercarse lo más posible a lo que puede pasar durante el juego.
Estos trucos, o mejor llamarlos estándares de trabajo a la hora de hacer un pronóstico, se pueden dividir en cuatro categorías:
-Estadísticas
-Equipos enfrentados
-Competición
-Contexto del partido



Estadísticas


Mucha gente dice que el fútbol no es un deporte de estadísticas, que no vale para nada saber cuánto corre un futbolista si el jugador que menos corre, que es Messi, es el mejor del mundo.
Y sí, puede que en este sentido tengan razón. Pero solo en ese. Las estadísticas a largo plazo son muy fiables, marcan tendencias y, por tanto, son muy prácticas para hacer pronósticos. De hecho, no hay más que ver un listado completo de las casas de apuestas seguras para saber que todas ellas trabajan con estadísticas para poner sus cuotas. Y en función de esas cuotas, las casas ganarán más o menos dinero. Es decir, es la parte más importante de su trabajo. Y todo basado en estadísticas.
Por ello, los apostantes, o los que quieran hacer un pronóstico, deben intentar estudiar todas las estadísticas posibles sobre el partido en cuestión con el fin de sacar una tendencia. Eso no significa que las estadísticas se cumplan, pero sí que ofrecen pistas importantes sobre lo que puede pasar.

Equipos enfrentados


Por supuesto, esto es un elemento clave. Sí, puede parecer muy obvio, pero no hablamos únicamente del nivel de los equipos que se enfrentan, sino de sus estilos de juego. Como todo el que haya visto fútbol sabe, no siempre ganan los equipos con más nivel. Hay más
aspectos del juego para analizar. No solo cuenta el número de internacionales de cada equipo en plantilla.



Por ejemplo, este año los equipos que atacan rápido y directo se le atragantan al FC Barcelona. El Borussia, el Athletic o el Granada son claros ejemplos y eso habría que tenerlo en cuenta en un partido de estas características. Obviamente, esto puede ser difícil de apreciar si no se ven la mayoría de partidos de una competición, aunque se puede compensar leyendo comentarios de expertos que, gracias a internet, es fácil encontrar.

Competición

Como es natural, no es lo mismo pronosticar un partido de un torneo de la regularidad, como una liga, que un partido que forma parte de la una eliminatoria. Las ligas ofrecen partidos menos importantes que otros y distintos niveles de intensidad por parte de los rivales.
Por ejemplo, si un equipo ya está salvado de descender y no tiene más objetivos, jugará sus partidos mucho más relajado que quien se está jugando clasificarse para la Champions League.
En cambio, los torneos de eliminatorias como la Copa del Rey o la Champions League en su fase final son enfocados por los equipos de manera diferente. Cambiando también en función de si es el partido de ida o el de vuelta, ya que este último depende también del resultado del partido anterior.
Todo ello es básico analizar para realizar un buen pronóstico del partido, sin ningún tipo de duda.

Contexto del partido

Más allá de las estadísticas, de los contrincantes y de la competición, en todos los partidos hay un contexto. Obviamente, en algunos es esencial y en otros no tiene ninguna importancia. Pero hay que saberlo.
Un ejemplo claro son los derbis, partidos jugados entre equipos de la misma ciudad. Como es natural, los jugadores saben de la importancia de estos partidos ya que no viven en una burbuja (vuelvo algunos sí) y saben que sus hinchas les pueden perdonar mil cosas pero no
perder contra el terno rival.
Esto también hay que tenerlo en cuenta aunque en la práctica sea un partido desigual. Aunque suene a tópico, está demostrado por muchos años de enfrentamientos, que los derbis son partidos especiales en los que la clasificación y el nivel de cada uno dan un poco igual. Cuentan mucho más el estadio en el que se juegue y las ganas que se tengan. Y sí, esto también pasa en los Clásicos, esos partidos que juegan rivales históricos aunque no sean de la misma ciudad, como el Madrid-Barcelona, el Bayern-Borussia, el United-Liverpool o
el Inter-Juve.
Son partidos diferentes también para pronosticar.