2019-10-12 03:10 FC Barcelona Por: Redacción MB

Roberto Carlos admite que el Real Madrid de Florentino era un despelote en donde mandaban los jugadores

Roberto Carlos explica cómo eran los privilegios de los galácticos y cómo podían echar a los entrenadores por simples caprichos.



Roberto Carlos ha concedido una entrevista a una cadena de televisión portuguesa en la que ha confesado el cachondeo que era el vestuario del Real Madrid en la época de los galácticos, con Florentino Pérez en la presidencia. 

El exlateral brasileño ha confesado que en la etapa con Vicente Del Bosque en el banquillo los entrenamientos estaban programados por la tarde para compensar las fiestas que los jugadores disfrutaban durante el fin de semana. "Los entrenamientos de lunes y a veces los martes eran a las 17.00 de la tarde. No ponía los entrenamientos a las 11.00 de la mañana porque casi nadie llegaba".



Roberto Carlos ha ido más lejos y ha mostrado hasta qué punto el Real Madrid era un equipo de consentidos por el presidente de la época, Florentino Pérez, que dejaba hacer a los jugadores y se iba cargando a entrenadores según la voluntad de ellos.

Ha dicho el exlateral: "En la época de los galácticos éramos siete... era un peligro en el vestuario. Siempre lo controlamos bien, teníamos buena relación, menos con Camacho que aguantó diez días. Llegó al vestuario, saludó a todo el mundo, muy serio y con historia en el Real Madrid. Yo solo observaba a ver qué iba a decir. 'Quiero a todo el mundo mañana a las 7.00 de la mañana'. Normalmente entrenábamos a las 10.30. Hablamos con él para intentar cambiar el horario, nosotros teníamos nuestras costumbres". Camacho huyó por piernas antes de empezar la temporada . No pudo soportar la tiranía de los jugadores consentidos por el presidente.

"Luxemburgo duró tres meses"

Y llegó Wanderley Luxemburgo. Y así lo explica Roberto Carlos: "Con Luxemburgo pasó lo mismo. En el segundo partido de Liga, teníamos la costumbre de llegar a la concentración, dejar las maletas en la habitación y antes de la cena tomar nuestra cerveza y nuestro vino. Encima de la mesa siempre había dos botellas de vino. Ronaldo y yo le dijimos: 'Profesor, la gente aquí tiene sus costumbres, lo vas a ver, pero intenta no cambiarlas. No quites las botellas de vino de la mesa y la cerveza antes de la cena porque si no vamos a tener problemas. ¿Qué hizo? Quitó primero las cervezas y luego las botellas de vino. Duró tres meses".



Y ha llegado a hablar de unos privilegios 'tontos' que disfrutaban por aquella época los galácticos: "Yo hoy pienso: ¿cómo es posible que hiciéramos tantas tonterías? Acababa cada partido y era todo avión privado. Nos encontrábamos en la terminal privada de Barajas. Era Beckham que iba no sé a dónde, Figo, Zidane que iba a tal lugar, Ronaldo, yo... y teníamos que entrenar pasado mañana. Yo rezaba para que los partidos fuesen los sábados para poder ir a la Fórmula Uno los domingos. Eran vuelos privados para todos lados. Una locura".

Ese es el Real Madrid que construyó Florentino Pérez en su primera etapa como presidenter del Real Madrid. Los maleducó tanto, que salió en globo. 


Deja tu Comentario