2019-10-16 00:10 Real Madrid Por: Redacción MB

El Real Madrid teme por su seguridad en el Clásico más politizado

El real Madrid redoblará las medidas de seguridad durante su viaje y estancia en Barcelona el 26 de octubre para jugar el Clásico.



El Real Madrid maneja información confidencial según la cual el clásico del próximo día 26 de octubre podría ser el próximo objetivo del independentismo para tratar de boicotearlo. Existe preocupación en la Casa Blanca por el tema después de comprobar los altercados que se han producido en las últimas horas en Barcelona. 

Dejar al mundo sin clásico. Este es el nuevo objetivo de Tsunami Democràtic para impactar en el mundo con sus reivindicaciones en señal de protesta por la sentencia del Tribunal Supremo.

El gran golpe de Tsunami Democràtic

La fecha del duelo del campeonato liguero que sostendrán en el Camp Nou el FC Barcelona y el Real Madrid no podía ser más inoportuna. 26 de octubre. Octubre, el mes simbólico para el independentismo, que además llega apenas dos semanas después de la sentencia del Tribunal Supremo. Y Tsunami Democràtic, el movimiento anónimo ciudadano, ha fijado esa fecha como la de su gran golpe, el golpe definitivo.



Se trata de conseguir la suspensión del clásico, un acontecimiento que acapara el interés de 500 millones de aficionados en todo el mundo. El impacto está garantizado. Y, por supuesto, será mucho mayor que la tradicional pancarta que se exhibe en el Camp Nou en los partidos que juega el Barça en la Champions League buscando llegar a todo el mundo. La pancarta se ve o no se ve. Hasta puede pasar desapercibida, pero la suspensión del Barça-Real Madrid tiene garantizada la llegada a todos los rincones del planeta.

¿Qué ha pasado? ¿Por qué no se juega el partido? Porque los catalanes quieren separarse de España y no les dejan. Ese es el mensaje que quieren transmitir al mundo.

¿Cómo lo harán?

¿Y cómo lo harán? Muy sencillo, están cogiendo práctica y no resultará complicado taponar las entradas del Camp Nou para que nadie pueda entrar. Ni siquiera los autocares de los dos equipos. Es el modelo que siguen estos activistas. Resistencia pacífica. 



Se trata de incordiar, molestar, desestabilizar, colapsar... Lo hicieron ayer en el aeropuerto, con los trenes y las principales carreteras. Y lo volverán a hacer. 

El clásico ha sido programado para las 13:00 horas del próximo sábado 26 de octubre para conseguir la máxima audiencia en Europa, América y Asia. 

El Real Madrid redoblará su seguridad en Barcelona

No hay que olvidar que el pasado mes de enero estuvo a punto de disputarse un partido de La Liga, a propuesta de la LFP, en Miami. Era un Girona-Barça que suponía un apetitoso plato para el independentismo poblando de lazos y banderas esteladas las gradas del estadio norteamericano, pero el Gobierno de Pedro Sánchez no vio nunca con buenos ojos esa temeridad y acabó por suspenderse gracias a la presión de la Federación de Luis Rubiales.

La crispación social que se vivirá estas semanas preocupa y mucho al Real Madrid, que en apenas once días viaja a la Ciudad Condal para disputar El Clásico.

El club blanco nunca se ha posicionado políticamente en favor de una u otra postura política. El fútbol es lo único que mueve y preocupa al Real Madrid. El club respeta la pluralidad y diversidad de pareceres de sus socios y por ello jamás se ha manifestado en política. Hay cosas que nunca se deben mezclar en la vida y el fútbol y la política es una de ellas. Por ello, lo único que debe ser protagonista sobre el campo el próximo 26 de octubre es lo que suceda precisamente ahí y no en otro lugar. Así las cosas, tal, desde la cúpula del Real Madrid se ha dado la orden de duplicar su cuerpo de seguridad para el partido del próximo 26 de octubre. 


Deja tu Comentario