2019-10-20 00:10 Leo Messi Por: Carlos Muñiz

¡¡El futuro de Messi en el Barça está en peligro!!

Los últimos acontecimientos vividos en Barcelona tienen a Messi preocupado por su cláusula de escape.



Desde este lunes ya conocemos la sentencia del juicio al 'procés' por la independencia de Cataluña. El Tribunal Supremo comunicó las penas a los 12 procesados. Así, las reacciones en el mundo del deporte y el fútbol, más concretamente desde la comunidad catalana, no se han hecho esperar. El Barcelona, junto al Girona, se posicionaron oficialmente apoyando a los condenados, mientras que el Espanyol se desmarcó.



De hecho, el club azulgrana fue el primero en condenar que la solución al conflicto sea la cárcel y no la diplomacia política y lo ha hecho a través de un comunicado oficial titulado: "La prisión no es la solución". Piqué y Sergi Roberto o exjugadores como Xavi y Guardiola apoyaron el escrito y este jueves lo ha hecho Valverde en rueda de prensa: “Nos sentimos representados por el comunicado del club sobre la sentencia de los presos".

Sin embargo, su estrella, Leo Messi, ha sido uno de los pocos que jamás ha hablado públicamente de política y, ni mucho menos, se ha posicionado a favor del ‘procés’, pero su opinión es más que sabida. El crack argentino no le gusta nada la mezcla constante de deporte-política que hace el Barça como es el mencionado comunicado. 



De hecho se sabe que el delantero azulgrana tiene una cláusula para irse del Barcelona si hay independencia y se quedan sin jugar la Liga. Esta es la razón por la que Messi quedaría libre a final de temporada. Messi quería asegurarse de que seguiría disputando la Liga española y la Champions League. En el caso de que no fuera posible, pidió al club que le abriera las puertas para su marcha. Se entiende la preocupación con la que Messi está viviendo los incidentes de los últimos días.

Messi no tiene nada contra el Procés ni el independentismo catalán y le parece muy correcto el posicionamiento del club. Simplemente quiere que se le asegure que en el futuro, vestido de blaugrana, jugará contra el Real Madrid y el Liverpool y no contra el Mollerussa y la Gramenet.