2019-11-11 05:11 Real Madrid Por: Fede Peris

El Golden Boy Rodrygo deja tocado y hundido el Efecto Ansu Fati culé

Rodrygo ha anotado ya cinco goles en 370 minutos, mientras que Ansu Fati se queda en dos en 343 minutos.



Rodrygo Goes asombró al mundo con su hat trick y su juego ante el Galatasaray. Él abrió la lata con dos goles y enseñó a sus compañeros el camino de la goleada que redondeó con otro gol más. Un triplete que deja atrás a Messi y Cristiano Ronaldo, que a su edad, 18 años, todavía no estaban para semejantes proezas. 



Los registros que está acumulando Rodrygo Goes en su primer año como madridista sin espectaculares. Sólo ha jugado 370 minutos con la camiseta del Real Madrid y ya ha anotado cinco goles. Es decir, un gol cada 74 minutos. Algo que no estás al alcance ni de Cristiano Ronaldo, ni de Messi... ¡ni de Ansu Fati

En tres partidos Rodrygo ha acabado con el Efecto Ansu Fati que se habían inventado en Barcelona para encumbrar al chaval y generar ilusión entre los aficionados, que creyeron encontrar en Fati al heredero de Messi con 16 años. Sin embargo, Rodrygo ha puesto a cada uno en su sitio. Ansu Fati sigue siendo una gran promesa, pero Rodrygo es ya una tremenda realidad. 



Los números, sin embargo, no mienten. Rodrygo, habiendo disputado 370 minutos con la camiseta madridista, ya suma cinco goles por los dos tantos conseguidos por Ansu Fati en 343 minutos de juego en lo que va de temporada. Además, mientras Rodrygo va para arriba desde su condición de tiularísimo en el equipo de Zidane, Ansu Fati pierde gas escondido en el banquillo y saltando al césped esporádicamente.

"Con Benzema todo es más fácil"

“Estoy muy contento. Cada día acelero un poco más. Estoy entrenando y preparándome para que todo no sea una novedad”, ha dicho. Y ha admitido que “he tenido el sueño de que el Bernabéu coreara mi nombre y estoy muy contento por ello”.

Y sobre el futuro inmediato, Rodrygo es partidario de no creerse nada y seguir trabajando duro:  “Tengo calma y tranquilidad, como todos me dicen. Tengo que seguir trabajando, tener tranquilidad”. Rodrygo es consciente que juega en un equipo repleto de estrellas y que eso favorece su lucimiento. Especialmente cariñoso se ha mostrado con Benzema: “Con él es todo más fácil, es un crack. Es un 10 que juega de 9 y estoy encantado de poder jugar con él”.