2019-11-22 17:11 FC Barcelona Por: Fede Peris

La Euroliga multa al Real Madrid y le deja retratado como un club grosero y maleducado

15.000 euros al medicucho maleducado del Real Madrid, 4.000 al club por los insultos de su público al Barça, y en el Camp Nou siguen esperando sentados las disculpas de Florentino Pérez.



Pobre multa de la Euroliga, pero, aunque sea de forma simbólica, multa y castigo a fin de cuentas para la mala educación y la grosería mostrada por el Real Madrid, sus empleados y su público expresando sus frustraciones y complejos ante la visita del equipo de baloncesto del FC Barcelona al pabellón en donde el Real Madrid juega en condición de alquilado.

Al medicucho energúmeno y barriobajero Miguel Ángel López le han caído 15.000 euros por llamar "la mayor panda de ratas de la Euroliga" al Barça ante las cámaras traidoras de Real Madrid TV.



Y al Real Madrid como club cuatro mil euros más por el ordinario y soez comportamiento de la turba que se dio cita en el pabellón para insultar al Barça y a Mirotic. La Euroliga ha entendido que el Real Madrid no sintoniza con los valores de la deportividas que se exige a todos sus participantes, de ahí la multa. Corta, pero más que merecida. Para que sirva de escarmiento y no vuelva a repetirse en el futuro.

Se trata de multas ejemplares que deben servir para que el Real Madrid aprenda educación, aunque no será fácil que el público sea deportivo si los propios empleados en nómina del club son los peores fanáticos radicales. Mientras tanto, en el Barça siguen esperando las disculpas que no llegan de Florentino Pérez, que se convierte así en cómplice de este comportamiento vándalo. Y el medicucho, por supuesto, ahí sigue. Ni siquiera ha tenido la mínima vergüenza de dimitir por su comportamiento simiesco.

Una multa, “por conducta ofensiva de los aficionados”. La otra, "por faltar el respeto a otro club de la Euroliga". En el club blanco se rasgan las vestiduras, acostumbrados como están a obrar impunemente, con campos atrás incuidos, haciendo y deshaciendo a su antojo mientras nadie se atreve a pararle los pies. Europa es otra cosa y ha sacado a relucir las miserias del Real Madrid que se tapan habitualmente en España.



El señorio del Real Madrid ha quedado reducido a eso. A un problema de ratas.


Deja tu Comentario