2019-11-29 00:11 Prensa Merengue Por: Fede Peris

El carroñero Pedrerol vuelve a ensuciar el fútbol con la política

Joserp Pedrerol es el informador deportivo español que más empeño pone en mezclar el fútbol con la política en sus programas. Y luego se queja.



Carroñero, a tus carroñas. Es el lema de Josep Pedrerol, que no es feliz si no se enfanga hasta la cintura escarbando entre la mierda cuando se trata de informar (?) del Barça. Hoy en su programa Jugones ha ofrecido una muestra de su capacidad para manipular, tergiversar e intoxicar buscando carroña en el Barça.

Ayer estaba eufórico porque el Real Madrid empató en el Bernabéu con el PSG gracias al árbitro. ¡Qué gran Madrid! Así funciona Pedrerol, el periodista de cámara de Florentino Pérez, su favorito. Ninguno como él capta sus gustos y preferencias. Ninguno como él es capaz de hacerle feliz desde la cadena del Grupo Planeta, que apuesta por su antibarcelonismo, su servilismo a Florentino y su rechazo a lo que piensa media Cataluña. Pedrerol sabe lo que hace. Planeta dejó Barcelona para trasladarse a Madrid y eso es lo que toca.



Un programa de madridismo, antibarcelonismo y mucha política

Siempre quejándose de que en el Barça se mezcla la política y el deporte, pero él no hace otra cosa. Mezcla ambos conceptos, y de forma zafia y hasta repetitiva y cansina. Hoy ha querido darle relevancia a las banderas esteladas que anoche se repartieron en el Camp Nou. Y como el pasado año, el anterior, el anterior y el anterior, Pedrerol volvió a hacer una encuesta entre turistas extranjeros para conocer qué conocimiento tenían de las banderitas que repartieron en el campo antes del partido. Política, política y más política. A Pedrerol no hay nada que le guste más que mezclar la política con el deporte mientras busca soluciones al futuro de Ciudadanos. Su pasión por la carroña le lleva a eso. Y en la encuesta, por supuesto, que quede claro que los turistas extranjeros no tienen ni idea del Procés. Eso es hacer política. Y si alguno sí sabía y lo dijo, nunca lo veremos. Que de eso ya se encarga Pedrerol, de que sus programas salgan como el NODO de Florentino Pérez.

A Pedrerol le molesta que la afición del Barça adore a Messi y se lo demuestre

Y carroñeando encontró una manera de darle un palo a Bartomeu. Resulta que Messi salió del Camp Nou con su coche al término del partido y sólo había cuatro agentes de seguridad para velar por su integridad, seguramente porque los cientos de aficionados que allí se reunieron gritando "¡Messi, Messi!" y trasladándole su admiración y gratitud como culés debían ser tipos peligrosísimos a los que habría que encerrar... por si acaso. Muy forzado, pero suficiente para justificar su dosis diaria de mierda contra el Barça en su programa. ¡Qué mal! Sólo cuatro agentes custodiando a Messi de esa chusma de culés. ¡Muy mal Bartomeu! A ver si dimite de una vez y el Madrid puede ganar La Liga.

Y más mierda contra el Barça en el programa Jugones de hoy: "Messi indulta a Griezmann". Tantas semanas hablando de que Griezmann es un fiasco en el Barça y que Messi no le pasa la pelota, hoy ha tenido que tragarse sus palabras Pedrerol y comerse el abrazo sentido de Messi al francés tras regalarle un gol. Pero que quede claro, que mierda hay. "Messi ha perdonado a Griezmann", "Messi ha indultado a Griezmann". Mucha mierda en el Barça para compensar las florecillas lanzadas al Real Madrid que no supo ganar en casa al PSG, pero que "dio una lección de fútbol", especialmente su delantero centro Arturo Dias, que no se hará famoso porque de eso ya se encarga la camarilla de gaiteros mediáticos que bailan al son que marca Florentino.



Más mierda: Otra encuesta para que los aficionados del Barça escupan su bilis contra Dembélé por sus lesiones. Quizá asqueado de las lesiones de Bale, Pedrerol necesitaba un contrapeso en el Barça. Ya lo ha encontrado, ya puede respirar feliz. Y luego más de mendigos humillados por aficiones contrarias. Mal el comportamiento de los energúmenos hooligans, peor que en España pueda haber mendigos. Pero de eso no habla Pedrerol. Él se queda en el show. ¡Y Viva España!


Deja tu Comentario