2019-12-05 20:12 Real Madrid Por: Carlos Muñiz

Así fue el divertido amigo invisible en la cena de la plantilla del Real Madrid

Marcelo le regaló un palo de golf a Gareth Bale para demostrar que la plantilla se toma a guasa la polémica de los últimos días.



Mucho se ha hablado sobre la relación de los jugadores del Real Madrid, de que están hartos de Bale o de la poca comunicación. Además, durante los entrenamientos a puerta abierta, la prensa ha sido la encargada de ensuciar la imagen de los jugadores afirmando que hay broncas entre ellos. La noche de ayer, en la cena de Navidad del equipo, pudimos observar que nada de esto es cierto, y que la relación de todos los jugadores se mantiene intacta.

Una cena de Navidad que ha espantado todos los malos pensamientos. Cena que, por primera vez desde que lleva en el Real Madrid ha acudido Gareth Bale, y cuyas sensaciones fueron estupendas. Cena que demostró la buena relación que hay en la plantilla madridista y, sobre todo, en el equipo en general. Algunos jugadores llegaban con otros, unos más puntuales que otros, y otros (como Hazard) llegaba de copiloto dormido. Las únicas ausencias, Benzema y Kroos.

El Real Madrid llegaba a eso de las 21:30 al restaurante citado para la 'reunión', el Filandón, donde por cierto coincidieron con la plantilla del Getafe, que también celebraba su cena navideña (con prensa incluida). Además, los jugadores blancos se entregaron los regalos del amigo invisible, que causaron las risas del grupo al completo. 
En la cena hubieron dos sorpresas, la primera, la ausencia de Benzema y Kroos, y la segunda, la presencia de Bale, que se ha querido ganar el 'respeto' de la prensa y de sus compañeros después de protagonizar la famosa polémica con la pancarta de Gales. El conjunto blanco está preparado para afrontar diciembre, y la temporada entera. Lo demostraron fuera del campo, pero lo demostrarán dentro también.



El amigo invisible

La plantilla del Real Madrid demostró la noche de ayer la buena relación que existe entre todos los jugadores. El buen rollo estuvo asegurado en una postcena en la que las risas fueron el alma de la fiesta debido a los regalos del amigo invisible que los jugadores se habían hecho. La novedad fue Gareth Bale, que acudió a la cena haciéndo un guiño a prensa, afición y compañeros. Además, su regalo fue uno de los protagonistas de la cena de Navidad.

El Real Madrid celebró anoche su peculiar cena navideña en el restaurante Filandón, a la que acudieron todos los jugadores de la plantilla exceptuando a Karim Benzema y Toni Kroos. Durante la cena se vivió una buena relación entre todos, pero la bomba llegó justo al finalizar la cena, cuando los jugadores decidieron entregarse los regalos del amigo insivible, y que causaron las risas durante lo que quedaba de noche.

El regalo más sorprendente fue el que recibió Gareth Bale, que no fue otro que un palo de golf. Este detalle demuestra que los compañeros del galés están a muerte con él, y que se han tomado a risa toda la polémica que ha sucedido alrededor del jugador durante estas últimas semanas. El regalo fue de Marcelo. Aun así, el regalo de Bale no fue el único que causó risas, y es que a Lucas Vázquez decidieron regalarle una pesa debido a su última lesión. 


Marco Asensio no podía ser menos, y es que la lesión que sufrió en la pretemporada y que le dejará fuera del grupo unos meses más ha sido motivo de mofa, ya que sus compañeros han decidido regalarle un andador. Un diccionario para Jovic con una indirecta: la de aprender a hablar español, un ladrillo para Mendy o juguetes de bebé para Vinicius y Brahim, como fueron un peluche y un juguete infantil respectivamente.

Una cena de Navidad que ha demostrado la unión del grupo, y en la que no estuvieron ningún miembro del cuerpo técnico. Era una quedada de amigos, de compañeros. Una quedada en la que el deseo de año nuevo era salir campeón a final de temporada.




Deja tu Comentario