2019-12-08 00:12 FC Barcelona Por: Carlos Muñiz

El Real Madrid necesita de otro atraco para ganar a un condenado al descenso

El árbitro Jaime Latre llevó en volandas a la victoria al Real Madrid y destacó como su mejor jugador en la visita del Espanyol al Bernabéu.



Las redes sociales y todos los medios no palmeros de Florentino Pérez están que arden por el nuevo escándalo arbitral vivido en el Bernabéu. En ese escenario todos los milagros son posibles, incluido que Vinicius termine un partido como si nada después de hacerle una entrada criminal a David López de roja directa. 

Es un partido detrás de otro. Esta liga está falseada por el descarado trato arbitral favorable que recibe el Real Madrid. Cuando no es el VAR son los propios árbitros. Hoy ha sido Jaime Latre el que no se ha atrevido a molestar a Florentino Pérez expulsando a Vinicius. Seguramente el criterio de Latre con un jugador del Real Madrid es que mientras el rival siga vivo, no hay para tanto. Y David López, afortunadamente, sigue vivo.



El árbitro no se atreve a expulsar a Vinicius

Iturralde González lo ha dejado muy claro en la Cadena Ser: "Es amonestación clara. Es una entrada temeraria y llega muy tarde. Es amonestación clarísima". Era el minuto 39 de partido y el marcador registraba 1-0 a favor del Real Madrid. Vinicius entró con exceso de violencia sobre David López en una jugada sin peligro en el centro del campo. Una entrada que pone en cuestión las luces del futbolista madridista, a quien la Primera División española parece venirle grande. Tuvo suerte Vinicius de que pitaba un árbitro amigo, como todos, que pitó la falta, pero ni se planteó enseñar siquiera una tarjeta amarilla, pese a que era de roja directa.

Vinicius había visto la tarjeta amarilla minutos antes por otra entrada absurda a Diego López. Latre no se atrevió a sancionar la segunda falta consciente de que expulsando a Vinicius perjudicaba al Real Madrid y eso podría acarrearle consecuencias en su carrera como árbitro, porque ya se sabe el ruido mediático que son capaces de montar los medios de comunicación que informan al son que más le conviene a Florentino Pérez.



Luego hubo un penalti de Carvajal a Calleri que ni siquiera el VAR se atrevió a analizar... por si acaso. Quizá porque el colegiado Latre no tenía la conciencia tranquila, se atrevió a expulsar a Mendy a poco del final, con el partido resuelto por un pisotón a un jugador del Espanyol. Así la estadística de este partido recordará que Latre es un árbitro "peligroso" para el Real Madrid porque expulsó a uno de sus jugadores. Así maquillan los árbitros en España, para que no quede rastro de la sangre y todo parezca un accidente.

Lo más destacable del Real Madrid-Espanyol es que el equipo de Florentino necesita del atraco habitual de su mejor jugador, el árbitro, para imponerse en casa a uno de los colistas que parece condenado al descenso a Segunda División. Los medios palmeros dirán que el Real Madrid ha vuelto a estar estupendo y que ha ganado un nuevo partido. La realidad es que sin atraco no hay victoria. Esa es la triste realidad de un Real Madrid vulgar que si no juega con doce no es nadie.


Deja tu Comentario