2019-12-17 08:12 FC Barcelona Por: Redacción MB

¡¡Persecución arbitral contra el Barça!!

El vestuario del Barça se teme lo peor de Hernández Hernández en el clásico del miércoles.



Después de lo visto en San Sebastián, en donde quedó claro de lo que son capaces de hacer los árbitros, en el campo y en el VAR, para aupar al Real Madrid a lo más alto de la tabla, en el vestuario barcelonista reina un clima de desconfianza ante lo que pueda suceder en el terreno de juego durante el clásico del miércoles, con un árbitro, como Hernández Hernández, que ha dado pruebas más que sobradas de la nula simpatía que tiene por el Barça. 

Hernández Hernández es el árbitro que un día salió de la caseta de Villarreal, después de pitar un Villarreal-Real Madrid, orgulloso con una bolsa oficial del Real Madrid repleta de regalos de productos oficiales del Real Madrid. Es el mismo que en el Benito Villamarín no dio como gol un disparo de Luis Suárez que fue sacado por un defensor del Betis un metro dentro de la línea de gol. Es el mismo que no vio en Villarreal una estirada de un defensa local desviando con la mano un disparo de Messi dentro del área. 



Las fechorías de este tipo son muchas. Demasiadas. Seguramente por eso ha sido el designado para pitar el clásico... ¡Y liarla! Después de lo de Alberola y Gil Manzano en San Sebastián, en el Barça se lo esperan todo. 

Hernández Hernández, al margen de perjudicar al Barça en cualquier partido en que haya sido designado en La Liga, ha dirigido tres clásicos. En los tres adoptó decisiones que perjudicaron al equipo azulgrana.

Primer clásico. 2015-16: Fue en el Camp Nou y el Real Madrid ganó por 1-2. Sergio Ramos fue amonestado en el minuto 9. Y vio la roja en el minuto 83, con el partido ya decidido. Pero Ramos debió haber sido expulsado mucho antes. Concretamente en los minutos 23, 46 y 50. Pero Hernández Hernández debió considerar que eso podría favorecer al Barça y le dejó en el campo. 



Segundo clásico. 2016-17: Marcelo, impotente ante las acometidas de Messi en el Bernabéu (2-3), le dio al argentino un codazo que le hizo sangrar de forma abundante. Hernández Hernández no señaló ni falta en esa acción que fue merecedora de roja directa. En ese partido le perdonó la segunda amarilla a Casemiro, que se pasó los 90 minutos repartiendo leña ante la permisivilidad arbitral. Con el partido casi acabado, Casemiro pisó a Messi, y Hernández Hernández miró hacia otro lado. Tanto se enfadó Messi, que anotó el tanto de la victoria del Barça en el minuto 92. Fue el día en el que enseñó la camiseta al público del Bernabéu para que no olviden nunca su nombre.

Tercer clásico. 2017-18. El Real Madrid empató a dos en el Camp Nou con Hernández Hernández como árbitro. Sergi Roberto vio la tarjeta roja de forma muy rigurosa por una entrada a Marcelo. Hernández Hernández no empleó el mismo criterio con una entrada parecida de Bale sobre Umtiti.

Nada bueno puede esperarse de este árbitro en el partido del miércoles. Y en el Barça están avisados. En el clásico habrá que jugar otra vez contra doce. El esfuerzo será mayor. Pero ya están acostumbrados.

 

 


Deja tu Comentario