2019-12-19 12:12 Especial Clásico Por: Redacción MB

El Tsunami se ha reído de Josep Pedrerol: ¡¡No ha pasado nada!!

Pedían la suspensión del partido, la dimisión de Bartomeu y una sanción de puntos para el Barça y se van a quedar con las ganas. Sus profecías castastrofistas, una vez más, no se han cumplido. ¡Eran mentira!



"Spain Sit and talk" y "Freedom". Estas fueron las dos pancartas que se exhibieron en el Camp Nou. Sin insultos. No se llamó "rata" a nadie. Una petición a España y otra en general. Ambas con el debido respeto. Los insultos y las ofensa eran fruto de la imaginación de la prensa palmera acomplejada que vitorea a Florentino Pérez.

En eso consistió la jornada de protesta de Tsunami Democrátic. En eso y en la aparición de una docena de pelotas inflables mediada la segunda mitad. Y en el reparto de unas bufandas de papel individuales con el mismo lema de Sit and Talk. El Camp Nou pudo elegir entre mostrarlas o no. Y las mostró libremente sin ninguna coacción.



Porque en el Camp Nou existe la libertad de expresión mal que le pese a muchos. Cada cual es libre de expresarse como le plazca. Unos callaron y la gran mayoría habló. En la misma proporción que en Madrid aprovechan para llamar ratas a los jugadores del Barça. La misma. El Camp Nou reclamó la independencia y la libertad de los presos políticos. Nadie les obligó. Nadie sabe quién está detrás de Tsunami, pero el Camp Nou arovechó el clásico para ofrecer al mundo su posicionamiento. Y lo ha hecho pacíficamente.

Los medios madridistas liderados por Josep Pedrerol profecitaron el fin del mundo en el Camp Nou. Reclamaban suspender el partido. Exigían la dimisión de Bartomeu por estar convencido de que no iba a pasar nada. Y avisaban que el Real Madrid se volvería a la capital si al aterrizar en Barcelona notaban algo extraño.

El Tsunami se ha reído de Pedrerol y los palmeros de Florentino

El partido se jugó, y no en la fecha en que debió hacerse por culpa del patético Javier Tebas, presidente de la LFP. Ni ha habido problemas con el traslado del aeropuerto al hotel. Ni se han producido desde el hotel al Camp Nou y tampoco ha pasado nada en el campo. Los profetas aves de mal agüero han quedado retratados y con el culo al aire. 



Y el Tsunami se ha reído de ellos. Nunca imaginó esta plataforma anónima y clandestina que la prensa palmera de Florentino Pérez sería capaz de seguirles el rollo y hacerles publicidad gratuita. Han picado como pardillos. Al final estaban deseando que pasara algo para reclamar la dimisión de Bartomeu, el cierre del Camp Nou y la resta de puntos al Barça... Se han quedado con las ganas... ¡y retratados!

Pero contentos, porque como querían, hubo censura televisiva en el Camp Nou. Estos inquisidores no soportan que el mundo vea lo que ellos no desean que se vea. Y reclaman censura. Es así su visión totalitaria y supremacista de la vida. Y lo consiguieron. La realización de televisión no mostró ni la mitad de la mitad de lo que sucedió en el campo... para felicidad de estos acomplejados que disfrutan prohibiendo, censurando, tapando y recortando la realidad para vender luego la suya plagada de mentiras sectarias y manipuladas.

¡Qué vida más triste!

 

 


Deja tu Comentario