2019-12-27 06:12 FC Barcelona Por: Fede Peris

No puede ser más tonto: Cristiano Ronaldo no asume su declive

El feo gesto al recibir la medalla del perdedor en la final de la Supercopa Italiana pone al descubierto las carencias educativas de Cristiano Ronaldo.



El desplante viral de Cristiano Ronaldo al recibir la medalla de subcampeón ha dado la vuelta al mundo para su vergüenza. Al astro portugués no le gusta perder ni al parchís y lo de quedar segundo no va con él. Y lo demostró quitándose la medalla de subcampeón recibida tras la derrota de la Juventus ante la Lazio en la final de la Supercopa italiana.

Tras perder la Supercopa italiana contra la Lazio (3-1) en el King Saud University Stadium de Riad (Arabia Saudí), el delantero de la Juventus hizo un feo gesto al recoger su medalla.



Un gesto que le delata como la antítesis del deportista

A Cristiano Ronaldo (34 años) le colocaron la medalla al cuello, pero lejos de dejársela puesta, el luso se la quitó inmediatamente. Un gesto propio de alguien que ni tiene educación ni valores (ya se fue una vez del Camp Nou para no ver cómo le entregaban otra Supercopa al Barcelona después de ganar al Real Madrid).

Mientras más o menos iba marcando goles de penalti, o empujando la pelota, que servían para ganar partidos y títulos, Cristiano Ronaldo tiró de soberbia y ejerció de niño mimado y consentido que cogía rabietas de campeonato cuando le quitaban un caramelo. Entonces era un ganador. Pero ahora es un perdedor y ahí queda reflejado su talante soberbio y antideportivo. Y es que eso de respetar al rival no va con él. 

La Juventus es peor equipo con Cristiano Ronaldo

Y va a ser muy dura la fase del declive que ya se ha iniciado para él. La Juventus le fichó para ganar la Champions League y fracasó en el intento. La Juventus ganó las ocho últimas ligas italianas sin despeinarse y sin necesidad de los goles de Cristiano Ronaldo. Desde que el portugués viste de bianconero, problemas para ganar la Liga y derrotas en Copa o Supercopa. Y este año el Inter se le ha subido a las barbas y lidera la clasificación al llegar al parón invernal. 



La cuestión es que a la Juve le iba mucho mejor sin Cristiano Ronaldo, muy aficionado él a enseñar los cinco dedos para dejar claro que ha ganado cinco Balones de Oro. Lástima que el espejito mágico le dice cuando se mira en él que hay otro mejor. Tanta soberbia para ganar no podía tener otra respuesta en la derrota que esta falta de deportividad que delata las carencias educacionales de este individuo que pasará a la historia como el tipo que luchó hasta la extenuación para hacerle sombra a Leo Messi... Sin éxito, naturalmente.

 

 


Deja tu Comentario