2020-01-06 06:01 FC Barcelona Por: Fede Peris

Esto es lo que pasó en el vestuario de Cornellà con De Jong

Messi, PIqué y Busquets tuvieron que consolar a un destrozado De Jong, que se consideraba culpable de la pérdida de dos puntos en el campo del Espanyol.



Frenkie De Jong estaba destrozado en el vestuario visitante de Cornellà cuando llegaron sus compañeros. Los dejó en el minuto 75 con un 1-2 en el marcador, y al final el Brça se dejó dos puntos en el feudo perico y De Jong estaba desolado porque era consciente de que su contribución había sido decisiva en perjuicio de sus compañeros, a los que con su expulsión dejó con un hombre menos.

De Jong tuvo que ser consolado en el vestuario. Messi, Piqué y Busquets, los capitanes, trataron de calmarle y de convencerle de que su desgraciada acción obedece a gajes del oficio y de que si esta vez perjudicó al equipo con su expulsión, otras veces le ha beneficiado con su extraordinario juego. Messi, además, le insistió en que lo que le pasó a él le pudo suceder a cualquiera.



Primera tarjeta roja en la carrera de De Jong

Además, el centrocampista holandés estaba hundido porque era la primera tarjeta roja que veía a lo largo de su carrera. De hecho, el partido transcurría con nomalidad para él hasta que en apenas diez minutos vio las dos tarjetas amarillas. La primera en el minuto 66 por empujar a Vargas. La segunda en el 75 por agarrar a Calleri cuando éste trataba de aprovechar un error suyo para marchar directo hacia la portería de Neto.

Antes de estas dos tarjetas, De Jong había visto una cartulina amarilla en Pamplona durante el Osasuna-Barça. Y en su etapa en el Ajax sólo había visto dos amarillas en la Eredivise  y otras dos en la Champions League. Es decir: 7 tarjetas amarillas a lo largo de toda su carrera.

Por otra parte, la expulsión de De Jong es la cuarta que sufre el Barça esta temporada. La primera fue la de Lenglet en la séptima jornada ante el Getafe. La segunda y tercera fueron Araujo y Dembéle, en el Barça-Sevilla de la octava jornada por capricho del inefabler Mateu Lahoz. La de De Jong es la cuarta.



 


Deja tu Comentario