2020-01-07 13:01 FC Barcelona Por: Fede Peris

Piqué volvió a ser insultado gravemente. ¿Para cuándo el cierre de Cornellà?

El reglamento contempla severa multas y cierre del campo ante situaciones como las que se vivieron en el derbi. ¿Se atreverán a cerrarle el campo al Espanyol com o escarmiento?



El campo de Cornellà en donde juega el Espanyol volvió a ser durante el derbi barcelonés un santuario de la grosería y la mala educación. El público del peor equipo de Primera División la volvió a tomar con Piqué y le insultó de mil maneras, como ya es habitual cada vez que el Barça acude a ese lugar, y más en su condición de líder, lo que lleva a que afloren todos los complejos y frustraciones que se esconden en ese campo, que está llamado a convertirsde en  escenario de segunda división la próxima temporada.

Lo que tuvo que escuchar Piqué en Cornellà

Fiel a su cita con la grosería, el público del Espanyol volvió a cantar, entre otras lindezas, aquello de "Piqué cabrón, Shakira tiene rabo, tu hijo es de Wakaso y tú eres maricón". Piqué le recordó al árbitro que no olvidara lo que se estaba oyendo en el campo, pero Carlos del Cerro no lo reflejó en el acta, como era su obligación. 



Pero en el informe del director de partido de La Liga sí quedó reflejado el hecho, por lo que el Espanyol, que es multireincidente en cuestiones de mala educación, puede y debe recibir un castigo ejemplar, porque ya llueve sobre mojado.

En 2016 el Espanyol ya fue sancionado con una multa de 24.000 euros por los mismos cánticos y una pancarta en la que se podia leer: "Shakira es de todos". Era la respuesta perica a una pancarta exhibida en el Camp Nou previamente en la que se podía leer: "Bienvenidos a Barcelona".

El Atlético aún no ha sido castigado por los insultos a Griezmann

Y mientras en el Barça esperan el castigo al Espanyol, sigue pendiente la anunciada sanción por los insultos a Antoine Griezmann  en el Metropolitano, en donde los aficionados del Atlético deseaban a coro la muerte al jugador francés.



Pero parece que a las autoridades deportivas y sancionadoras españolas ya les van bien los insultos al Barça, porque lo de Griezmann sigue pendiente de un fallo que no llega nunca, a pesar de que esas actuaciones son condideradas como muy graces de acuerdo al artículo 69 del reglamento que recoge como susceptible de castigo "la entonación de cánticos que inciten a la violencia o constituyan manifiesto desprecio a las personas que intervienen en el encuentro". 

Y en el apartado b del mismo artículo se puede leer: "Se entienden por actos o conductas contrarias a la tolerancia y el respeto, aquellas que sin llegar a ser calificadas como violentas, racistas, xenófobas o intolerantes, supongan un mensaje degradante, vejatorio, irreverente, malsonante o insultante hacía el club rival y sus integrantes, aficiones, árbitros y asistentes y en general contra cualquier persona o colectivo que participe directa o indirectamente en el partido o competición de que se trate y contra cualesquiera de los miembros de la organización federativa."

El Código Disciplinario establece una multa económica que podría llegar hasta los 90.000 euros y la clausura total o parcial del estadio, cuando este delimitado la zona donde se han producido,  desde un partido hasta toda la temporada. Esto en el caso de extrema gravedad. En el caso de tildarse como grave la multa asciende a los 3.006 euros así como el cierre total o parcial desde un partido a dos meses. 

¿Se atreverán a castigar como se merece esta persecución a Gerard Piqué, contra el que parece que existe barra libre? En el FC Barcelona no confñian ni mucho ni nada en que el Espanyol se lleve la multa ejemplar que se merece.

 


Deja tu Comentario