2020-01-09 01:01 Real Madrid Por: Fede Peris

Jovic, el único lunar en un Real Madrid sublime

Jovic tampoco vio puerta en un partido en el que estaba llamado a reencontrarse con el gol.



Por fin le llegó el turno a Jovic de demostrar lo que vale a este Real Madrid, siendo titular ante el Valencia en la semifinal de la Supercopa de España. La nula adaptación del serbiobosnio ha sido un punto que dentro del madridismo no se ha aceptado con naturalidad. Jovic llegó a la casa blanca habiendo firmado una temporada inmejorable en el Eintracht. Y ciertamente, en este curso tan solo ha marcado un solo tanto. Quizás necesite más oportunidades, y en Arabia Saudita la ha tenido.

En la primera parte Luka Jovic recibió varios centros, pero no terminó de anotar ningún gol. Los defensas del Valencia tuvieron buena virtud para despejar de cabeza, y el serbiobosnio no pudo dar una alegría al madridismo en los primeros 45 minutos. Sin embargo, sí mantuvo la posición en la punta de ataque, y sí colaboró con los centrocampistas para la creación de nuevas jugadas.



Intentó protagonizar cada uno de los contraataques y se ofreció para rematar cada uno de los pases largos. El Valencia estuvo atento a cada movimiento del crack serbiobosnio, es todo un peligro en el área cuando se encuentra en plena forma. Una primera mitad que no sorprendió al madridismo con el ‘18’ blanco. Se marchó al descanso sin goles en su casillero, aunque con una sonrisa por haber contribuido en la tarea. El gol de Kroos llegó tras un córner provocado por Jovic.

Lo único destacado de la segunda mita de Jovic fue el pase del gol a Modric. Aunque, realmente, la asistencia no termina de ser cómoda para el crack croata. No terminó de ser el partido de Jovic, no marcó ni tampoco creó peligro dentro del área. Fue un clavo para el remate, aunque no consiguió batir a los defensas. En el minuto 82 fue cambiado por Mariano Díaz, que se estrenó con el Real Madrid.


Deja tu Comentario