2020-01-12 16:01 Real Madrid Por: Carlos Muñiz

Los campeones del nadaplete se jugarán la Supercopa

El campeón de Liga y el de Copa quedan fuera para premiar a los "invitados" que no han hecho ningún mérito para jugar una Supercopa tramposa y desvirtuada.



El Real Madrid llevó al estadio Rey Abdullah de Yeda en su duelo contra el Valencia a 40.877 espectadores. 24 horas después el Barça de Messi ha arrastrado en el mismo escenario a 58.410 espectadores. Con eso está dicho todo. 

No es lo mismo ir a ver a Messi y compañía que, con todo el respeto, a Modric y sus amigos. No en vano, en Arabia saben que en este torneo de buenos y malos, el Real Madrid está en el bando de los malos. Barça y Valencia se presentaron como campeones y Real Madrid y Atlético como perdedores de todo la temporada pasada. Pero, cosas de Rubiales, los campeones salen castigados y los perdedores premiados. Si lo que Rubiales pretende es restarle valor a los campeones de Liga y Copa en España lo ha conseguido.



La Federación desvirtúa el espíritu de esta competición

Los malos Real Madrid y Atlético jugarán la final de la Supercopa de España que se supone que la deben disputar los campeones de Liga y Copa. Si Rubiales quiere sacarle la pasta a los árabes, que lo diga, pero no a costa de desvirtuar una competición que desde su creación ha sido clara en sus principios: campeón de Liga contra campeón de Copa.

Y ni el campeón de Liga ni el campeón de Copa se verán las caras en Arabia. Por tanto, mejor que le llamen a este torneo de otra manera. Cualquier cosa menos Supercopa de España. Es curioso que el Barça llegó a perder una Supercopa hace poco ante el Athletic a pesar de ser el campeón de Liga y de Copa. Perdió ante el subcampeón de Copa. Esas cosas no le pasan al Real Madrid de las trampas, que cuenta en su historial con una Supercopa que no se disputó porque ese año, en 1989, el Real Madrid ganó el doblete. Y nunca más desde entonces. La historia está repleta de contradicciones que benefician al Real Madrid. Y ahora estamos ante otra más. Otro fraude más.

Un premio tramposo

El VAR ha machacado al Barça, que ha ofrecido espectáculo de primer nivel y ha levantado al público de sus asientos, con un Messi brillante. Seguramente, sin Messi en el campo y sin la posibilidad de ver al Barça, el estadio King Abdullah no se llenará para ver la final. Y es que no es lo mismo disfrutar de Messi, Suárez, Griezmann, De Jong o Piqué, que sufrir a Casemiro, Kroos, Jovic o Mendy. Los 18.000 espectadores de diferencia marcan las distancias entre el Barça de Messi, que casi llena, y el Real Madrid del gran Vinicius (en el banquillo) que supera la media entrada por poco.



Seguramente ganará el Madrid este torneo. Una trampa más a añadir a su historial. Campeón de la Supercopa con gran esfuerzo, como decía cínicamente Varane ("nos ha costado mucho llegar aquí"). Les ha costado el esfuerzo de ser terceros en la Liga a 19 puntos del Barça y de quedar eliminados en la semifinal de Copa por el Barça con un 0-3 inapelable del Barça en el Bernabéu.

Ahora se llevarán un premio tramposo. Que será igual de tramposo si el título va a parar al Atlético. Los campeones del nadaplete. 


Deja tu Comentario