2020-01-17 00:01 FC Barcelona Por: Fede Peris

Por qué ha cesado el Barça a Ernesto Valverde

Valverde y Bartomeu habían pactado seguir hasta final de temporada y despedirse entonces, pero la desconfianza entre ambos ha crecido tanto que se ha apagado la llama del amor que les unía.



Como cumplidamente ha venido informando Madrid-Barcelona, Bartomeu y Valverde habían alcazado un pacto. Ambos coincidían en que el ciclo del técnico en el club tocaba a su fin y que el 30 de junio separarían sus caminos. Así lo acordaron antes del inicio de las vacaciones navideñas.



La derrota de Arabia abrió la caja de los truenos

Ni Valverde tenía intención de dejar el club ni la directiva tenía interés en cesarle, El tema estaba tan claro que hasta a Valverde le pareció bien que el club empezara a buscarle un sustituto. Incluso aplaudió que Xavi Hernández pudiera ser su sucesor. Pero llegó la derrota en Arabia ante el Atlético en un partido que parecía ganado y todos pensaron en Roma y en Anfield. Y en Pamplona, Anoeta y Cornellà, en donde el Barça se dejó empatar partidos que tenía ganados. 

Y comenzaron las desconfianzas y las primeras filtraciones a los medios de comunicación amigos. Y Valverde, que conoce bien el metier, entendió el mensaje y supo al volver de Arabia que tenía las horas contadas como entrenador del Barça.



Por qué ha cesado el Barça a Valverde

Puede sorprender que un equipo que marcha líder en el campeonato de la regularidad y que ha saldado su partcipación en la Champions League como primero de grupo y sin conocer la derrota, pueda prescindir de su entrenador. Pero esto es el Barça. Las presiones, especialmente las mediáticas, son enormes. Y Bartomeu ha recibido muchos consejos en la misma dirección: Habrá más Romas y más Anfields.

A Valverde se le cuestiona el carisma. En ningún momento, como hizo Luis Enrique, ha pretendido ser el único líder de esta plantilla. Tampoco ha pretendido imponer nada. No se considera un genio ni ha buscado protagonismo presumiendo de método. No se ha peleado con nadie, no ha encendido ningún incendio y...¡no ha dado titulares a la prensa!

Y la prensa se ha cansado de él y de su falta de carisma y personalidad que no responde al perfil de los últimos entrenadores del Barça: Luis Enrique o Pep Guardiola. Y entre la directiva de Bartomeu existía verdadero pánico a que en lo que resta de temporada se produjeran más Romas y más Anfields. Y Bartomeu se ha puesto nervioso. Le queda año y medio de mandato y quiere irse por la puerta grande. Por eso afrontará el fichaje de Neymar el próximo verano después de haber potenciado el baloncesto con la llegada de Mirotic y otros cracks.

A Valverde le ha faltado carisma

Y Bartomeu ha querido adelantarse a los acontecimientos. Para unos se habrá puesto la venda antes de producirse la herida. Para otros era inevitable el cese de Valverde en este momento, porque Valverde ha ido empequeñeciéndose en los últimos tiempos ante una plantilla que le supera, entre otras razones porque cuenta con los mimos que llegan a los jugadores desde la zona noble del Camp Nou.

Además, Valverde ha ido alejándose poco a poco del proyecto de juego original e irrenunciable en un equipo como el Barça. Y ahora ya se le pone en duda todo. Desde su capacidad para leer los partidos y ganarlos desde el banquillo hasta sus decisiones en las alineaciones. 

Hasta el último euro

Se apagó la llama del amor que alumbraba la relación de Valverde con Bartomeu. Las dudas han crecido y la desconfianza era mútua. Y a tanto ha llegado, que el club no ha podido anunciar, como era su deseo, el nombre del nuevo entrenador de forma inmediata a través de un comunicado porque el agente de Valverde les ha dicho que sí a todo, pero poniendo sobre la mesa hasta el último euro. Ahí se han producido discrepancias y Valverde ha advertido que no firmará el finiquito, imprescindible para anunciar el nombre del nuevo entrenador, hasta que el club no se retrate y pase por taquilla.

Tampoco ahí Valverde ha querido ceder y ha puesto en un aprieto a la directiva,

 


Deja tu Comentario