2020-01-17 07:01 Prensa Merengue Por: Fede Peris

El Tomás Roncero más ridículo pasa del nadaplete al sexplete

Tomás Roncero saca pecho por una competición que jugó como polizón sin marcar un gol en 120 minutos, con agresión y de penalti. Como siempre, Roncero vende humo.



Sucedió anoche en el programa madridista El Chiringuito, que dirige y presenta en clave florentinista el catalán Josep Pedrerol. Tomás Roncero está eufórico y lanzado. Dice que el Real Madrid ganará el sextete este año y que se lo tatuará.

El hambre atrasada hace mucho daño. El Real Madrid jamás ha ganado el sextete. Ni siquiera el triplete, que el Barça ya ha conseguido dos veces, que define al mejor sin discusión en todas las competiciones. De hecho, el Real Madrid no es capaz de hacer doblete (Liga y Copa) desde 1989, lo que indica el bajón que ha experimentado en los últimos años de hegemonía blaugrana.



Del nadaplete al sextete

Y después de un año en blanco, el año del nadaplete, Tomás Roncero saca pecho y, como siempre, vende ilusión en forma de humo. De eso vive el madridismo, de ilusiones. ¿Y por qué? Porque el Real Madrid ganó la Supercopa de España, a la que acudió como invitado porque la temporada pasada ni llegó a subcampoeón de Liga ni de Copa. Y es que el papel de segundón ya también le queda grande.

Pero Roncero saca pecho porque el Real Madrid se impuso en ese torneo sin ser capaz de marcar un gol en  120 minutos, gracias a una agresión que privó al Atlético de la victoria y a través de los penaltis, la especialidad histórica del club blanco.

El gafe de Roncero

Además, Tomás Roncero debería ser consciente de sus limitaciones. Su condición de gafe garantiza que si él anuncia para el Real Madrid seis títulos, al final acabe con otro nadaplete que salvaría la Supercopa a la que acudió sin pintar nada allí, al ser un espacio reservado para la clase alta, la de los campeones y subcampeones a la que no pertenece el Real Madrid actual.




Deja tu Comentario