2020-01-19 11:01 Real Madrid Por: Fede Peris

El Madrid, perjudicado: El gol del Sevilla debió ser anulado por el VAR

El árbitro y el VAR se comieron una acción previa al gol del Sevilla en la que Munir desvía la trayectoria del balón con el codo.



Mucho se ha quejado la expedición del Sevilla de la aplicación del VAR en el Real Madrid-Sevilla disputado esta tarde en el Bernabéu, pero lo cierto es que si alguien resultó perjudicado por las decisiones del árbitro y el VAR ese fue el Real Madrid. 

El VAR volvió a hacer de las suyas en el Santiago Bernabéu. Una vez más la herramienta que llegó al fútbol para acabar con la polémica genera precisamente lo contrario. Si bien acertó anulando el primer tanto del Sevilla por un bloqueo de De Jong, el segundo también tuvo que ser invalidado porque así lo estipula el reglamento. La normativa actual asegura que todas las manos, sin excepción, previas a la jugada de un gol tienen que ser señaladas. En este caso, el VAR no avisó a Munuera Montero para que anulara el gol del delantero sevillista que subió al marcador. 



Un incidente que hace pensar en una compensación al Sevilla por haber anulado su primer gol en la primera mitad. Es cierto que es una jugada interpretable, pero el bloqueo que hace De Jong a Militao es evidente y el propio reglamento asegura que las obstrucciones son falta. "Obstaculizar el avance del adversario supone colocarse en el camino para obstruir, bloquear o forzar a cambiar de dirección a dicho adversario cuando el balón no está a distancia de juego de los jugadores involucrados". En este caso sí acierta Munuera Montero anulando el gol. 

Sin embargo, en la segunda mitad se equivoca. El VAR ni siquiera le mandó al monitor para que viese la jugada detenidamente. El balón da en la mano de Munir antes del gol de De Jong y tuvo que ser invalidado. Así lo estipula el reglamento: "En acciones ofensivas todas las manos previas a un gol invalidan la jugada" ¿Por qué motivo no avisó el VAR al colegiado?

Todo hace indicar que se trata de una compensación por el primer gol anulado. Al menos esa es la sensación que quedó en el Santiago Bernabéu cuando finalizó el partido. Aciertan en el primero, pero se equivocan en el segundo. Es difícil de entender que, con todas las herramientas que tienen a su disposición, no avisen a Munuera Montero para que, al menos, pueda ver la jugada repetida.


Deja tu Comentario