2020-01-20 13:01 Real Madrid Por: Fede Peris

Vinicius aprovecha su oportunidad y pasa por delante de Bale y Rodrygo

Superado el castigo impuesto por Zidane, Vinicius vuelve al equipo enchufado para aportar desequilibrio en la línea ofensiva.



Es cierto que Vinicius tiene un serio problema con el gol. Un problema de puntería. Algo que puede solucionar con mucho entrenamiento. Pero también es cierto que Vinicius es en este momento el futbolista más desequilibrante del Real Madrid, Su salida ante el Sevilla revolucionó el juego de los blancos.

Vinicius vuelve a estar por delante de Gareth Bale en las preferencias de Zidane y amenaza con adelantar por la derecha a su compatriota Rodrygo. Superado el periodo de castigo que le ha impuesto Zidane, el extremo brasileño disputó los 28 últimos minutos del Real Madrid-Sevilla. Y su presencia cambió el signo del partido.



Su velocidad, su regate y innegable calidad técnica causó estragos en la defensa sevillista. Generó una ocasión de peligro que él mismo finalizó y no entró por centímetros. Luego le dio una asistencia a Kroos. Y desbordó siempre que quiso a su marcador Koundé  por velocidad y talento técnico. Vinicius encaró a los defensas sevillistas en cuatro ocasiones y en tres de ellas salió victorioso.

Zidane le ha convencido de que no debe obsesionarse con el gol

Zidane ya le ha convencido de que no debe obsesionarse por el gol y que debe salir a ayudar al equipo a ganar. Y eso es lo que hizo ante el Sevilla, sustituyendo a un Rodrygo que ha ido de más a menos y que no consigue recuperar el nivel de sus primeros partidos con el Real Madrid.

Ausente todavía Hazard, el futbolista llamado a desequilibrar en el juego de ataque madridista, Vinicius se muestra como el mejor elemento de la plantilla para suplir la ausencia de la estrella belga. Zidane le ha tenido "castigado" por detalles de disciplina que no le han gustado, pero Vinicius ha pagado la penitencia con humildad y está de nuevo en la rampa de lanzamiento hacia el estrellato. El fútbol de Vinicius no conoce límites.



 

 

 

Deja tu Comentario