2020-01-23 13:01 Real Madrid Por: Fede Peris

Brahim sale al rescate, clasifica al Madrid y pone en un aprieto a Zidane (1-3)

Después del susto del Barça en Ibiza, el Madrid se toma muy en serio al Unionistas y saca adelante la eliminatoria con un gran Brahim.



El Real Madrid logró la clasificación para los octavos de final de la Copa del Rey tras su victoria ante el Unionistas (1-3). Los de Zidane estuvieron serios, correctos, pero los locales vendieron muy cara su derrota a base de empuje y trabajo. Brahim, con dos goles, lo mejor de la noche merengue. 

Después de ver al Barça, Zidane sacó a los mejores
 

El Real Madrid saltaba al césped de Las Pistas con el aviso gordo de lo que le había pasado al Barcelona en Ibiza, un sufrimiento increíble con victoria injusta en el descuento ante un Segunda B.



Zidane trató al Unionistas desde el primer momento como si fuera el Liverpool, el Bayern o la Juventus. El hecho de jugar una eliminatoria a un único partido hacía más peligroso a un Unionistas que tenía en la ilusión y las ganas sus mejores armas ante un Real Madrid en el que lucieron de inicio jugadores como Carvajal, Marcelo, Casemiro, Fede Valverde o Benzema.

Imprecisiones

El Madrid tenía clara su superioridad técnica, una obviedad, sin embargo, un campo en no demasiado buen estado minimizaba bastante la ventaja blanca. Pases en largo de Marcelo, James o Militao se quedaban a medio camino y apenas volaban tras tocar el césped, señal de que el mismo estaba duro. A pesar de ello, los de Zidane se iban a aprovechar de un claro error defensivo del Unionistas para ponerse por delante en el marcador.

 

Bale, primer goleador copero del Madrid este curso

Un centro desde la banda derecha fue mal despejado por la defensa local y Bale lo aprovechó para bajar el cuero y golpear con su diestra hasta el fondo de la red. Un tanto que el galés, a pesar de que llevaba mucho sin anotar, apenas celebró. El Unionistas, que había trabajado bien, cometió un error y el Madrid le penalizó. La ley del grande, que se dice.



James, al larguero



Con el 0-1 a su favor el partido siguió por los mismos derroteros. El Madrid intentando mandar y el Unionistas pelear. Cada uno en su papel. James tuvo una ocasión para poner el 0-2 con un centro chut con la derecha que golpeó en la parte superior del larguero. Fue uno de los pocos avisos de un equipo, el de Zidane, que ganaba pero no iba sobrado porque el físico de Unionistas todavía no había dicho basta.

James perdonó una ocasión clarísima

Si el colombiano había sido protagonista en la última ocasión del primer acto también lo iba a ser en la primera de la segunda mitad. El ‘16’ apareció en el segundo palo, libre de marca, para martillear la portería del Unionistas, sin embargo, el golpeo no fue nítido y cuando lo más fácil era anotar se encontró con la mano de Brais para salvar a los suyos.

Un exceso de confianza y el empate de los locales

Después de que el Madrid hubiera perdonado el segundo cayó sobre él otra de las leyes del fútbol, la de ‘si perdonas lo acabas pagando’. Un refrán que no entiende de categorías y el cuadro de Zidane puede dar fe de ello. Un balón dividido rifado por Marcelo, peleado por Militao sin acierto, acabó en los pies de un Romero al que tanto Nacho como Carvajal flotaron en exceso, tanto que el delantero del Unionistas clavó el balón en la red de Areola con un gran zurdazo.

La reacción del Madrid fue inmediata

El Madrid había vivido relativamente tranquilo con el 0-1 y el empate local era una prueba de fuego para comprobar la reacción del equipo. Por suerte para los merengues la respuesta madridista no se hizo esperar. Apenas cuatro minutos más tarde se hizo realidad una buena asociación entre Benzema y Marcelo para que el brasileño pusiera el balón en el segundo palo para que Brahim, con la colaboración de Góngora, anotara el 1-2 y devolviera un gesto de alivio a titulares y suplentes del cuadro madridista.

 

Areola, salvador del empate

Lo corto del resultado dejaba el partido demasiado abierto para que el Unionistas tuviera en la fe y en el orgullo la oportunidad de dar la sorpresa. De hecho, Areola tuvo que hacer una buena parada tras un saque de esquina cabeceado a escasos metros de su posición. Ese paradón del francés dio paso a una triple ocasión del Madrid que no acabó en la red porque los astros se alinearon para evitarlo. Primero Brahim, con un chutazo desde fuera del área que pegó en el palo, después Vinicius, en un cabezazo que rechazó el portero y, por último, Jovic, que no acertó a meter dentro ese rechace y lo estampó en el palo.

El que no iba a permitir que el partido terminara con ese resultado tan corto fue Brahim Díaz. El chaval, que sigue empeñado en quedarse en el club, firmó una buena jugada individual en la banda derecha para terminarla con un gran golpeo raso y cruzado que certificaba el objetivo mínimo exigido, el de la clasificación.
 

Ficha técnica

Unionistas, 1 - Real Madrid, 3

Unionistas 1: Brais, Gallego, Zuibiri, Ayoze, Piojo, Navas (González 80’), Guille Andrés, De la Nava, Garrido, José Ángel (Romero 52’) y Góngora

Real Madrid 3: Areola; Carvajal, Militao, Nacho, Marcelo; Valverde, Casemiro, James Rodríguez (Isco 80’); Bale (Brahim 52’), Benzema (Jovic 74’) y Vinicius Júnior

Goles: 0-1 Bale (17’), 1-1 Romero (57’), 1-2 Brahim (61’), 1-3 Brahim (93')

Árbitro: Melero López.  Amonestó a Romero

Estadio: Las Pistas.




 


Deja tu Comentario