2020-02-06 08:02 FC Barcelona Por: Fede Peris

Messi pide a Bartomeu que no eche a Abidal y le salva el pescuezo

Messi le leyó la cartilla a Abidal en una conversación previa, hicieron las paces y luego convenció a Bartomeu para que no le despidiera.



Leo Messi ha convencido a Josep María Bartomeu para que no corte la cabeza de Eric Abidal. Antes de reunirse con Abidal para despedirle, Bartomeu ha mantenido un intenso diálogo con Leo Messi. Y éste le ha dicho que no tiene ningun interés en despedir a Abidal del Barça y que su reacción ante las declaraciones del director deportivo obedecían a una corriente de opinión del vestuario clara en contra de las declaraciones puntuales de Abidal y no a un deseo de sacarse de enmedio al francés.

Ni salta Abidal ni Messi se va a ir del Barça

Messi, como capitán, habló en nombre de la plantilla, pero dejó bien claro a Bartomeu que no tiene nada contra Abidal ni contra su continuidad en el club. De hecho, Leo fue compañero del que hoy es su jefe en el organigrama del club y juntos vivieron experiencias inolvidables. Abidal y Messi ya habían hablado previamente y habían limado asperezas.



Bartomeu quedó sorprendido ante la reacción de Messi, que facilitaba mucho su tarea en su conversación posterior con Abidal, junto al CEO Óscar Grau. La paz vuelve al Camp Nou. Ni Messi se va a ir del Barça, como soñaba la caverna mediática al servicio de Florentino Pérez en Madrid, ni Abidal será despedido ni el Camp Nou se incendia. Problema resuelto.

Las tres partes: presidente, director deportivo y capitán, se han confabulado para ver en San Mamés a un Barça convincente que supere la aliminatoria y que convierta esta minicrisis en un punto de inflexión, como la de Anoeta, con Luis Enrique, cuando un Barça a la deriva en enero reaccionó y logró el triplete en el mes de mayo.

Los tres estarán en Bilbao. Abidal viajará con Umtiti, que tiene un juicio en Esplugues. Y los tres esperan regresar de San Mamés con el pase a las semifinales de Copa consumado.



La actitud de Messi ha sido decisiva

En la resolución del conflicto ha sido clave el deseo de Leo Messi de desmarcarse de esa leyenda urbana que le convierte en presidente de facto de un club en el que se hace lo que él manda. Y Abidal seguirá por expreso deseo de Messi, que en su conversación privada con él le ha remarcado los límites de sus comportamientos recordándole lo que esperaba él de los jefes cuando era jugador.

Messi, al margen de las declaraciones puntuales de Abidal, estaba mosqueado por las últimas decisiones tomadas por la secretaria técnica. Desde el no fichaje de Neymar porque no había dinero y luego le traen a Griezmann por 135 millones, hasta el capítulo de bajas en este mercado de invierno (Todibo y Carles Pérez) y la ineficacia a la hora de fichar, lo que ha contribuido a que el Barça afronte el tramo final de la temporada con una plantilla demasiado corta e impropia de un club con mil millones de presupuesto.

Al final, fumata blanca. Abidal seguirá en el Barça porque así lo ha querido Messi.


Deja tu Comentario