2020-02-10 19:02 Real Madrid Por: Redacción MB

Golpe de autoridad del líder en Pamplona (1-4)

El Real Madrid defiende el liderato en El Sadar con una lección de superioridad que le consolida en el liderato.



El Real Madrid ha dado un golpe encima de la mesa en El Sadar. Su contundente victoria por 1-4 confirma su candidatura al título de campeón y deja al Barça al presión, a seis puntos, ante su partido en Sevilla ante el Betis.

Pésima salida del Real Madrid 



Después de la dolorosa derrota en Copa, eliminación mediante, del Real Madrid ante la Real Sociedad lo que menos podía esperar cualquier madridista era una salida como la que tuvieron los blancos en Pamplona. Blandos, sin intensidad y perdiendo todos los duelos individuales por el simple hecho de llegar tarde o ponerle menos ganas de las debidas. Ir al estadio de El Sadar y jugar a mirar no es el mejor de los consejos.



Ocasiones en contra

De hecho, el Madrid firmó unos primeros 20 minutos malísimos. A los 4’ ya le habían llegado en tres ocasiones a Courtois siendo Rubén García, tras un par de recortes dentro del área, el que obligó al portero madridista a hacer la primera gran intervención de la tarde.



La estrategia le costó al Madrid un gol en contra

 

La ‘empanada’ del Madrid era tal y tan generalizada que ni siquiera Casemiro escapó a ella. En una jugada de estrategia de los locales apareció Unai García, con un cabezazo brutal cerca del punto de penalti, para poner el 1-0. El zaguero del equipo navarro estaba marcado por el brasileño del Madrid y le comió el espacio para adelantar a los de Pamplona.





El Madrid entró al partido tras 25 minutos

 

El Madrid había recibido su merecido por culpa de una nefasta puesta en escena. Sin embargo, los de Zidane pudieron rehacerse. Osasuna también comenzó a notar en el cuentakilómetros la intensidad de su primera media hora y, con ello, se empezó a ver más a Isco, también a Modric, Carvajal y Mendy se mostraban también a nivel ofensivo…todo se normalizaba en busca de la remontada.



Ocasiones madridistas

Después de que Benzema y Bale tuvieran dos buenas opciones de gol, la primera con el francés regateando al portero pero demasiado escorado y la del galés, más clara, en un cabezazo que parecía sencillo enviado por encima del larguero. Fueron dos avisos que ya mostraban un evidente cambio de tercio dentro del encuentro.

 

Isco, buen gol para empatar

Pasada esa media hora, el Madrid no solo comenzó a desgastar y a mover a su rival sino que, además, acertó con el gol. Primero iba a ser Isco el que aprovechara la única buena pelea de Bale por un balón en todo el primer acto para enganchar una volea que acabó en el fondo de la red.

Casemiro y Ramos, autores del 1-2 

Solo cinco minutos después de que el 1-1 subiera al marcador, el Madrid culminaría su particular remontada. Si Casemiro podía ser considerado ‘culpable’ de la jugada del 1-0 del Osasuna también habría que darle el mismo papel en la acción del 1-2. En este caso, el brasileño se desmarcó al segundo palo en un saque de esquina para ganar el balón de cabeza y ponerlo para que Ramos, llegando desde atrás, empujara también con la testa el segundo tanto de los blancos. ‘Case’ se sacaba la espinita del gol en contra y el capitán se tomaba cumplida venganza ante los que, en ese momento, le insultaban desde detrás de la portería de Osasuna. Justicia divina en ambos casos.

 

Patada criminal a Fede Valverde

 

A pesar de que en el Madrid podían esperar una salida en tromba del Osasuna tras el descanso lo cierto es que dicha situación no se produjo. Eso sí, otra de las situaciones que se podían esperar, las del juego violento, sí que aparecieron y además a lo bestia. La patada criminal que Vidal le dio a Fede Valverde en el centro del campo deberá aparecer ahora en la RAE como definición de tarjeta roja de manual que un árbitro no quiere sacar. Tal cual. Los jugadores del Madrid no podían creerse que Gil Manzano y el VAR no tuvieran un castigo mayor que una simple amarilla.



Lucas ponía la sentencia

El resultado a favor del Madrid era demasiado corto como para pensar en poder vivir unos minutos finales de encuentro plácidos. Por eso, se antojaba prácticamente vital la consecución de un tercer tanto que dejara definitivamente anestesiado a un Osasuna siempre combativo y en ocasiones violento. Por suerte para los blancos, esa jugada que finiquitaría el partido llegó a falta de seis minutos, con Modric lanzando a Benzema y con el francés demostrando tanta clarividencia como generosidad para poner a Lucas Vázquez, algo escorado eso sí, delante del portero. El gallego no perdonó en la definición con un buen tiro cruzado que acabó en el fondo de la red.



Jovic cerró la tarde con un golazo

A pesar de que la victoria ya estaba en el zurrón del Real Madrid, el descuento le dejó una gran noticia al equipo blanco. No solo por el hecho de marcar el cuarto de la tarde, que también, sino por el autor del mismo. Un golazo de Jovic con la pierna izquierda tras una gran asistencia de Valverde. Una guinda inmejorable que puede ser un balón de oxígeno para el serbio pensando en los partidos que se avecinan. El Madrid se llevaba la victoria de Pamplona y daba un golpe a la Liga con remontada incluida. El mal sabor de boca tras la Copa parece olvidado.

Ficha técnica

Osasuna, 1 - Real Madrid, 4

Osasuna 1: Herrera; Vidal, Unai García, David García, Roberto Torres (Cardona 76’), Rubén García, Arnaiz (Enric 60’), Darko, Pérez, Moncayola y Estupiñán

Real Madrid 3: Courtois; Carvajal, Varane, Ramos, Mendy; Modric, Casemiro, Valverde, Isco (Vinicius 82’); Bale (Lucas 70’) y Benzema (Jovic 87’)

Goles: 1-0 Unai García (14’), 1-1 Isco (33’), 1-2 Ramos (38’), 1-3 Lucas (84’), 1-4 Jovic (92')

Árbitro: Gil Manzano. Amonestó a Vidal, David García, Carvajal, Sergio Ramos

Estadio: El Sadar.


Deja tu Comentario