2020-02-25 23:02 FC Barcelona Por: Fede Peris

El Barça lo pierde casi todo menos el partido (1-1)

El Barça no podrá contar en la vuelta ante el Nápoles con Busquets, Arturo Vidal y es posible que tampoco con Piqué.



Un error garrafal e imperdonable de Junior Firpo en el minuto 30 de partido ha permitido al Nápoles adelantarse en el marcador en la única acción de peligro que ha generado en la primera mitad. El problema es que el Barça ha incordiado aún menos que los italianos.

Una vieja historia. Jugando al paso, caminando... Muchos puntos en común con Roma y con Anfield. Con otro entrenador, pero con los mismos jugadores, al menos la columna vertebral. Setién ha renunciado a un delantero y ha dejado en el banquillo a Ansu Fati, renunciando al tradicional 4-4-3 del Barça para dejarlo en 4-4-2 con Arturo Vidal de falso extremo. Pero no ha funcionado. Mucho pase, mucho control del balón, mucho dominio en el centro del campo, pero cero peligro.



Hasta Messi se sumó a la modorra generalizada

Hasta Messi se ha sumado a la modorra generalizada que ya se ha intuido en la primera jugada del partido. Se sabían mejores y han jugado media hora con complejo de superioridad. Hasta que ha marcado el Nápoles por medio de Mertens. Pero después, más de lo mismo. Sin capacidad de reacción. Pelota a Messi, y Messi estaba espeso, no daba una a derechas en un escenario en el que estaba obligado a más para dejar allí su huella. 

El Barça llegó al descanso sin disparar entre los tres palos. Algo intolerable. En la segunda mitad han subido una marcha, ha habido más desmarque, más velocidad y más presión. Messi se ha implicado, aunque nada le ha salido bien, y el Barça llegaba más, pero sin puntería. Marcó Griezmann el empate. Como casi siempre, el francés abre la lata. Fue en el minuto 57 aprovechando una triangulación al primer toque con Semedo.

Antes, Ter Stegen había dejado su huella con dos paradones a Insigne y Callejón. Lo más triste es que este Barça sólo ha sido capaz de disparar a portería una sola vez en los 90 minutos, algo que dice muy poco en favor del sistema Setién, que se supone que a estar alturas debería estar asimilado. El fin de semana espera el Real Madrid, un rival sin puntería. Mejor que sea así porque Piqué se lesionó en los últimos compases del partido. Pareció un esguince, pero hay que esperar para saber si podrá jugar el clásico.



El Barça lo perdió todo menos el partido

Pero las desgracias no acabaron ahí. Antes Busquets vio una tarjeta amarilla que le impedirá jugar la vuelta dentro de tres semanas. Y al término del encuentro Arturo Vidal se encaró con Rui, al que le propinó un cabezado, y vio la roja por acumulación de amarillas. Es decir, Piqué se fue lesionado y el Barça de las 14 fichas afrontará la vuelta sin Busquets ni Arturo Vidal y, además, con la amenaza de que si Messi ve una tarjeta más, deberá descansar un partido. Todo malo para el Barça que va con lo justo de personal.

El Barça dominó la posesión por un 36 a 64% y perdió los kilómetros recorridos: 111 kilómetros el Nápoles por 100 repartidos entre los jugadores del Barça. Lo de correr nunca ha sido el fuerte de este equipo. 

Busquets se quejaba de la planficicación al término del partido. Y Messi recordaba el otro día que "con esto no da para ganar una Champions". El futuro es aterrador. Hoy, lo mejor el resultado. Lo peor, todo lo demás. Desde el juego hasta las tarjetas pasando por las lesiones.

Ficha técnica

Nápoles, 1 - FC Barcelona, 1

NÁPOLES

Ospina, Di Lorenzo, Manolas, Maksimovic, Mario Rui, Fabián, Demme (Allan, 79'), Zielinski, Callejón (Politano, 73'), Mertens (Milik, 53') e Insigne.

BARCELONA

Ter Stegen, Semedo, Piqué (Lenglet, 92'), Umtiti, Junior, Busquets, De Jong, Rakitic (Arthur, 55'), Vidal, Messi y Griezmann (Ansu Fati, 86').

GOLES

1-0, Mertens (30'). 1-1, Griezmann (57').

ÁRBITRO

Felix Brych (Alemania). T.A.: Insigne (61'), Mario Rui (89')/Busquets (49'), Messi (66'), Griezmann (83'), Arturo Vidal (2) (88' y 88'). T.R: VIdal (88').

INCIDENCIAS

Partido correspondiente a la ida de octavos de la Champions League disputado en el estadio San Paolo ante 50.000 espectadores.


Deja tu Comentario