2020-02-26 23:02 Real Madrid Por: Fede Peris

Guardiola le baja los humos a la prepotencia del Real Madrid

Guardiola deja en evidencia al Real Madrid, a la flor de su entrenador y a la soberbia de su entorno mediático. ¿Nadie va a dimitir por esta vergüenza?



Como suele ser habitual, la claca de forofetes mediáticos que rinden pleitesía al ser superior Florentino Pérez hablaron más de la cuenta del empate del Barça en Nápoles. ¡Qué mal juega el Barça! Pero ha llegado Pep Guardiola al Bernabéu, el odiado Guardiola, y les ha dado un repaso a todos. Al equipo del Real Madrid, al de la flor y a la fanfarria mediática que vende gato por liebre y equipo campeón en donde sólo hay un equipillo.

¿Nadie va a dimitir por esta vergüenza?

Guardiola le ha sacado los colores a Zidane y ha silenciado al Bernabéu y los gaiteros de Florentino que se relamían con el empate del Barça en Nápoles. Los de Setién juegan muy mal. Pero sucede que este Real Madrid, el Real Madrid del sextete de Tomás Roncero, se ha pegado un trompazo tremendo... y dando pena. Fuera de la Copa, a un paso de quedar fuera de La Liga y con pie y medio ya fuera de Europa. Como el año pasado, en octavos de final. Al Barça se le podrá recordar Roma y Anfield, a un paso de la final, pero si el Real Madrid cae ante el City, serán dos años seguidos sin pasar de octavos. ¡Una vergüenza! ¡Y nadie va a dimitir, por supuesto!



Y no lo duden. Le echarán la culpa al árbitro. Por un penalti como una casa de Carvajal que normalmente no se pita en España porque los árbitros españoles pitan al Madrid muy mediatizados. Y por el segundo gol del City, en el que para los tribuletes de pesebre hubo un empujón  previo de Gabriel Jesús a Sergio Ramos. Y es alucinante, porque si se hubiera producido la falta, por la espalda, Sergio Ramos habría caído hacia delante. Pero cae hacia atrás. Imposible justificar una falta allí. Pero los estómagos agradecidos están ahí para eso, para justificar lo injustificable y reclamar falta. Como también negarán que Sergio Ramos se ganó a pulso la expulsión que le dejará fuera del partido de vuelta.

Este es el verdadero Real Madrid...¡del sextete!

La cuestión es que el Barça pasa con un 0-0 en el Camp Nou. Y el Madrid tiene que ganar por 0-2 o 1-3 en el Etihad Stadium, para evitar la humillación de que Guardiola les eche de Europa otra vez. Y eso aún duele más. Que sea Guardiola quien desenmascare al de la flor y quien ponga al descubierto las miserias de un equipo sobrevalorado que en los últimos tres partidos ha perdido dos y ha empatado uno, en casa y ante el Celta. 

Esto es el Real Madrid y no lo que explican Roncero y demás gaiteros en El Chiringuito. Ahí hablan de sueños, de ilusiones y de deseos. Pero el verdadero Real Madrid es esta cosa que se ha visto hoy, lo que se vio en el campo del Levante y lo que se vio ante el Celta. 



Este equipo iba para ganar el sextete. Sin Copa ya, el Barça puede darle el golpe de gracia en La Liga el domingo y después Guardiola se aprestará a rematarle en Europa, en la Champions, esa competición en la que ha hecho el ridículo en los últimos años. De hecho, en la presente edición ha dado mucha pena y ha llegado hasta aquí a trompicones.

Que no se vaya nunca Florentino Pérez

Y da pena ver a Butragueño llorando, como un vulgar perdedor que necesita buscar excusas para tapar sus propias miserias. En esto se ha convertido el Real Madrid, en un equipo pequeño y llorón que busca en el árbitro la justificación de su mediocridad. Así han estado funcionando en los últimos tiempos. No hay autocrítica. La culpa la tiene cualquiera, el árbitro, el VAR, el maestro armero... Cualquiera menos ellos. Y así les va.

El pasado año nadaplete. Este año vamos por el mismo camino. Este Real Madrid creado al gusto de Florentino Pérez genera felicidad en el barcelonismo. Pedrerol está empeñado en que dimita Bartomeu. El barcelonismo lo ve de otra manera: ¡¡Larga vida a Florentino Pérez como presidente del Real Madrid! Pérez es el mejor presidente del Real Madrid para el Barça. Que no decaiga.


Deja tu Comentario