2020-03-04 13:03 FC Barcelona Por: Fede Peris

El vestuario se le descontrola a Quique Setién y se convierte en un caos

Los actos de indisciplina se suceden mientras Quique Setién no parece capaz de poner orden.



El vestuario del Barça es ahora mismo un polvorín. Los franceses hacen vida aparte respaldandando a Griezmann, que no ha conseguido ganarse las simpatías del resto. El ayudante Eder Sarabia se ha granjeado la repulsa generalizada con su comportamiento en el Bernabéu y los actos de indisciplina se suceden en una plantilla que ahora mismo sólo cuenta con 16 efectivos.

Así se entiende que Quique Setién se viera obligado a alinear en el Bernabéu a Jordi Alba, que salía de una lesión y no tenía ritmo de juego, al margen del riesgo que suponía su reaparición en un futbolista frágil y propenso a las lesiones.



La indisciplina de Arthur

Pero Setién se vio obligado a recurrir a Alba porque tenía a Junior Firpo, su sustituto natural, castigado por un acto de indisciplina al participar en una carrera de karts y lesionarse. El diario As desvela que Junior se presentó con la mano izquierda inflamada con erosiones y abrasiones como resultado de una práctica prohibida por el código de disciplina interno del club. Ni Setién ni su ayudante podían dar crédito.

Y lo peor es que este tipo de comportamientos no es nuevo. Arthur, que cayó en desgracia con Valverde y no ha conseguido ganarse a Setién, se fue primero a una fiesta de cumpleaños de Neymar a París a 48 horas de jugar un partido importante con el Barcelona. Y no escarmentado, recientemente se marchó a Andorra a practicar snowboard junto a Neto, otra de las actividades prohibidas por el club.

Los clanes del vestuario

Setién está teniendo serios problemas para mantener la disciplina en su plantilla y los gritos en el Bernabéu de su ayudante, Eder Sarabia, no ayudan a juntar a los jugadores en torno a su entrenador. El futuro a corto plazo no se presenta precisamente optimista teniendo en cuenta que cada uno hace la guerra por su cuenta allí dentro.



El hecho de que la plantilla esté descompuesta en clanes no ayuda. Por un lado los franceses, con Griezmann, Umtiti, Lenglet y Dembélé. Busquets y Alba lideran el grupo de los españoles. Piqué va por libre. Arthur, Neto, Semedo y Arturo Vidal forman su pequeña sociedad. Mientras que Messi y Luis Suárez tiran de galones en una plantilla descosida y desunida.


Deja tu Comentario