2020-03-07 21:03 Real Madrid Por: Carlos Muñiz

Escándalo en el Camp Nou: Messi debió ser expulsado y el VAR sale al rescate del Barça

El Barça a pena ante la Real Sociedad y ha necesitado de un robo en toda regla para llevarse los tres puntos. El Real Madrid lo tiene muy mal para superar al tándem Barça-árbitros en La Liga.



Escándalo por todo lo alto en el Camp Nou. El Barça se acuesta como líder a la espera de lo que haga el Real Madrid ante el Betis después de ofrecer una pobrísima exhibición de juego. Tan mal juega este Barça que sin el comodín del árbitro, su jugador número doce, no es nada.

Y la Real Sociedad ha plantado cara jugando contra doce. Pero al final, el "trece", el VAR, ha acabado por tumbar al entusiasta equipo donostiarra, que ha sido víctima de un árbitro que se ha hecho el sueco cuando debió expulsar a Messi y Lenglet y de un VAR que ha rebobinado lo que hiciera falta con tal de buscarle un penalti al Barça para resolver un partido que jugando era incapaz de ganar. Y luego Martínez Munuera se ha tragado la expulsión de Messi y Lenglet, que no debieron aca bar el partido. Pero son del Barça. 



El VAR se antojó decisivo para salvar al Barça en el Camp Nou. Un grandísimo partido de la Real Sociedad, con Martin Odegaard como protagonista, se fue de vacío por otro robo arbitral. Un penalti revisado por Munuera, en el que era fuera de juego previo de Arturo Vidal, le dio los tres puntos al Barça. El Real Madrid necesitará un milagro para salir campeón de la competición doméstica.

Con posesiones de minuto y medio y discutiendo el 80% de posesión (el dato que tienen de media los de Setién) la Real Sociedad era la que más fútbol proponía. Pasando, como en el primer tiempo, por el timón del nórdico en todos los acercamientos. Tuvo una ocasión clara en el 54’, pero por fortuna para los culés se le fue el control largo. Isak era el otro que percutía y que volvía locos a los zagueros. Lejos de arrugarse los de Imanol metían más madera y salía Oyarzábal para el tramo final del encuentro ante el Barça.

Lenglet, que debió ser expulsado por doble amarilla, se convertía en salvador al dejar un corte providencial, tras una gran jugada de Isak y que Portu ya estaba preparado para rematarla. Minutos después, un contragolpe que lideró Odegaard, dejaba un remate de Isak que casi fulmina a Ter Stegen. Luego acumuló otra llegada, de Montreal, que también fue clarísima. Los de Imanol perdonaban, pero en el VAR tenían otros planes. La polémica gorda estaba por llegar.



Le Normand cometía penalti, de forma muy discutible, pero si vistes la camiseta del Barça sí que se pitan. Dicho y hecho. Llopis, ex del Real Madrid, le daba indicaciones a Remiro y casi ocurre el milagro desde los once metros. Messi transformaba el 1-0 y demostraba que el fútbol, a veces, es realmente injusto. Más si desde Las Rozas echan una mano que no cuenta si vas de blanco. Suma y sigue. La norma de los arbitrajes es muy clara: si es para el Barça, se pita, si es contra el Barça, no.

La jugada del penalti, además, por si había dudas, se producía por un fuera de juego de Arturo Vidal. Una vergüenza más en can Barça para perseguir el liderato y obligar a que el Real Madrid saque los tres puntos del Benito Villamarín.

 

 


Deja tu Comentario