2020-03-09 18:03 FC Barcelona Por: Fede Peris

Todo a punto para un Barça-Nápoles a puerta cerrada

La Generalitat presiona al Barça para evitar riesgos de coronavirus dejando el Camp Nou vacío.



La propia Generalitat lo ha admitido a través de su secretari general de l´Esport, Gerard Figueras: sería conveniente que el Barça-Nápoles de Champions League que se disputará el 18 de marzo se celebre a puerta cerrada.

El tema sigue en fase de negociación, pero ante el creciente índice de casos de contagio que se está produciendo en Cataluña, y teniendo en cuenta la procedencia del Nápoles, que viene del país con más casos de coronavirus en Europa, todo parece indicar que finalmente el Barça-Nápoles, como el Valencia-Atalanta, se disputará a puerta cerrada.



En la negociación, el club azulgrana ha propuesto que al partido sólo puedan asistir socios y abonados del club, cerrando así la puerta a visitantes italianos. Sin embargo, no existe ninguna garantía de que los socios abonados pueda ceder o vender sus localidades a aficionados italianos.

La Generalitat es partidaria de cerrar las puertas del Camp Nou

Figueras ha dicho que "la precaución aconseja que se juegue a puerta cerrada, pero no es definitivo, hemos de seguir los protocolos de prevención que marcan los expertos y si en Italia se está planteando la suspensión de la competición y ya se han jugado partidos a puerta cerrada, pues queda claro por donde va a ir la decisión".

Los departamentos de Salud, Deportes e Interior de la Generalitat están trabajando conjuntamente en el tema junto a la directiva del FC Barcelona. El partido llega poco después de que la propia Generalitat decidiera suspender la Maratón de Barcelona, que queda pospuesta para fechas posteriores.



Mañana se tomará la decisión definitiva sobre el Barça-Nápoles en una reunión concertada por las autoridades con el club. El tema debe resolverse con prontitud para que el club pueda decidir acerca de temas como la venta de localidades y otros aspectos logísticos que precisan una respuesta con la suficiente antelación.

Todo indica, pues, que el Barça no podrá contar con la ventaja del factor campo con el público a favor. Y deberá afrontar el choque con el Nápoles defendiendo el 1-1 conseguido en la ida en el estadio de San Paolo.

 


Deja tu Comentario