2020-03-30 20:03 FC Barcelona Por: Fede Peris

Doble zasca de Messi a Bartomeu en forma de declaración de guerra

Los jugadores hacen público en un comunicado su divorcio con la directiva y pasan de peseteros a benefactores aceptando sus recortes y haciéndose cargo de lo que el club restará a sus empleados.



La plantilla del FC Barcelona ha decidido finalmente aceptar el recorte de un 70% en sus emolumentos durante el periodo que dure el parón del calendario. De esta manera ayudan al club en un momento en el que no puede generar ingresos para hacer frente a sus contratos.

Pero detrás de esta "claudicación" se esconde una guerra soterrada entre el presidente y su directiva y el vestuario del primer equipo. Las relaciones entre ambas partes no son fluidas y este asunto no ha hecho más que elevar a público lo que era un secreto a voces dentro de las paredes del Camp Nou.



Han habido muchos tiras y aflojas entre las dos partes. Bartomeu ha esgrimido que la ley está de su parte y que el club iba a llevar a la práctica el recorte les gustara a los futbolistas o no. Y a los futbolistas no les ha hecho ninguna gracia el tono.

Y les ha gustado mucho menos que desde el club se filtrara que los futbolistas no están por la labor de ejercer su solidaridad en un momento en el que la sociedad en su conjunto sufre los efectos económicos de una pandemia que abarca a todos. 

Y los futbolistas, liderador por Piqué, Busquets y Jordi Alba, han decidido cortar por lo sano aprovechando la consistencia que proporciona Leo Messi para hacerle una jugarreta en toda regla al presidente devolviéndole la faena con un doble zasca.



En el comunicado hecho público por Leo Messi se denuncia, por primera vez de forma pública, que existe un divorcio insalvable entre los jugadores y la directiva. La denuncia de que desde dentro del club se filtran informaciones que perjudican su imagen es sólo una prueba de este distanciamiento. 

Pero no ha quedado ahí la respuesta de los jugadores. No sólo aceptan el recorte de sus fichas sino que, además, se preocupan por todos los empleados del club, a los que la directiva también ha sometido a importantes recortes, y se hacen cargo de su bolsillo del dinero que el club les retendrá, de forma que cobrarán el cien por cien de sus salarios gracias a la aportacióin voluntaria de los futbolistas.

De esta manera los jugadores se han tomado la revancha y han cambiado las tornas. Si los "malos" hasta ahora eran ellos, ha sido Bartomeu quien ha quedado en entredicho y en manos de sus futbolistas, que solucionan con los empleados del club lo que la gestión de su directiva no ha sabido hacer. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Leo Messi (@leomessi) el


Deja tu Comentario