2020-05-03 18:05 Leo Messi Por: Fede Peris

Fidelidad a unos colores: Sobresaliente para Messi. Suspenso para Cristiano Ronaldo

Messi puede irse gratis cada final de temporada... pero no se va. Es fiel al Barça. Nada que ver con el carácter mercenario de Cristiano Ronaldo, que no se casa con nadie.



Está tan desesperada la caverna mediática madridista que recurren a Cristiano Ronaldo como si fuera suyo para atacar al Barça. Es como el Primo Zumosol. No es suyo pero le utilizan para poder contrarrestar a Leo Messi con algo, segurmente porque no tiene otra cosa para utilizar como arma arrojadiza. Ni Benzema da la talla ni los nuevos Vinicius y Rodrygo tienen recorrido más allá de lo poco que han demostrado hasta ahora.

Es la pena que tiene el madridismo. Su buque insignia les traicionó. Les dejó tirados atraído por la grandeza y los billetes de la Juventus. Una humillación en toda regla que el madridismo, sobre todo el mediático que respira al son que marca Florentino Pérez, ha asumido. Y aún así, pese a la evidente traición, siguen considerando a Cristiano como si fuera suyo.



A esa misma caverna le habría gustado que en lugar de ser Cristiano Ronaldo quien humillara a Florentino Pérez dejándole tirado y traicionando al Real Madrid, ese hubiera sido Messi. Pero Messi, con quince años ya a sus espaldas en el Barça, no se mueve. Y eso que puede hacerlo. Si se quiere ir, se va y punto. Así lo acordó en su momento con Bartomeu. Puede irse gratis a final de cada temporada. Pero para que se vaya es necesario que quiera irse. Y no es el caso.

Messi genera rabia en la caverna de Florentino por su fidelidad al Barça

Messi no es como Cristiano Ronaldo. No es un mercenario capaz de vender su talento a cambio de billetes y al mejor postor. Messi no necesita postores. Es feliz en el Barça y no necesita más. Es un ejemplo de fidelidad a unos colores. De hecho no ha vestido otra camiseta que no sea la del Barça a nivel de clubes. 

Messi lleva camino de terminar su carrera deportiva en el mismo club en el que la inició, el Barça, para desespero de los enemigos rabiosos del Barça que no digieren sus éxitos y los de Messi. 



En el ranking de fidelidad,  Messi es el tercer jugador que más tiempo lleva perteneciendo al mismo club. Debutó con el Barça en el Estadi Lluís Companys ante al Espanyol el 16 de octubre de 2004. Desde entonces desde Madrid le han querido sacar del Barça un millón de veces. Le han puesto la camiseta del Real Madrid, del PSG, de la Juve, del Bayerm del United. Nada, siempre en el Barça. No sólo no se fue al Real Madrid, como intentó Florentino Pérez sino que incluso decidió clásicos en el Bernabéu eneseñando al público madridista cuál es la camiseta del número uno mundial de todos los tiempos.

Los jugadores más fieles

Transfermarkt’ ha establecido un ranking de los futbolistas más fieles. Messi ocupa la tercera posición con 16 años, cuatro meses y dos días defendiendo la misma camiset, la del Barça.  Sólo dos jugadores modestos superan esta proeza, una más de Messi. 

Se trata de Igor Akinfeev, que debutó con el CSKA Moscú el 31 de mayo de 2003 y ahí sigue. 17 años, cuatro meses y dos días en el primer equipo dle CSKA

Por detrás está otro modesto: Loïc Perrin, que debutó con el Saint-Étienne en la temporada del último ascenso (2003-04) con 16 años, 10 meses y dos días en la máxima categoría con el emblemático club galo. Y a sus 34 años sigue jugando con los "verts".

Mark Noble lleva en el West Ham 16 años, cuatro meses y dos días, los mismos que Messi, pero con cesiones al Hull City y al Ipswich Town, lo que quiere decir que ha vestido dos camisetas más.

Sergio Álvarez, del  Real Celta lleva 15 años, dos meses y dos días en el club vigués, pero fue cedido al Racing de Ferrol en el curso 2008-09.

Thomas Kessler, del Colonia también fue cedido al St. Pauli y al Eintracht.  El realista David Zurutuza (Eibar), el osasunista Oier (Celta) y el francés Jessy Moulin, cedido por el Saint-Étienne al Arles, al Saint-Raphaël y al Clermont Foot, completan el cuadro de honor.

Ramos, ‘Busi’, Piqué... 

Si excluyésemos a los cedidos nos encontraríamos a Franceso Magnanelli, con 14 años, 10 meses y dos días en el Sassoulo. Luego Giorgio Chiellini, quien debutó con la Juve el 15 de octubre de 2005 sustituyendo al mítico checo Pavel Nedved en el 75’ y... allí sigue.

A continuación vendría Sergio Ramos, con 14 años, ocho meses y dos días, aunque antes de fichar por el Real Madrid defendió la camiseta del Sevilla.  Y Bruno Soriano con 13 años, 10 meses y dos días en el Villarreal.

Sergio Busquets es duodécimo con 12 años, 10 meses y dos días, mientras que los 11 años, 10 meses y dos días que han transcurrido desde el regreso al Barça de Gerard Piqué procedente del Zaragoza sitúan al catalán el 23º de la lista.


Deja tu Comentario