2020-06-22 00:06 FC Barcelona Por: Fede Peris

¡Qué vergüenza de líder! Sólo robando puede ser primero el Real Madrid

Que los árbitros y el VAR le den el título ya al Real Madrid y nos ahorramos las ocho jornadas de farsa que restan en esta competición escandalosamente adulterada.



En San Sebastián se ha vivido un nuevo capítulo de la escandalosa historia de los robos arbitrales a favor del Real Madrid. Sólo el árbitro ha conseguido que un partido que debería haber acabado c on 2-0 a favor de la Real Sociedad concluyera con un 1-2 más falso que un duro sevillano logrado a través de un escandaloso atraco. Uno más. Sólo así puede ganar el Real Madrid. Sólo así puede ser líder. Un líder bajo sospecha. Un líder tramposo... con la bendición de los árbitros, del VAR y de la caverna de la Central Lechera, en la que hay que incluir a los comentaristas de Movistar +. A la altura de las fechorías del Real Madrid. 

El árbitro y el VAR salen al rescate del Real Madrid

El primer disparo a puerta de los de Zidane no llegó hasta el minuto 33, cuando Benzema incordió timidamente al portero Remiro. Pobre balance para un equipo que quería ponerse líder y que aspira a ganar La Liga. Pero si el Real Madrid no carburaba, allí estaban el árbitro y el VAR dispuestos a echar una mano.



Como siempre, el Real Madrid jugó con doce y con la complicidad del árbitro, que una vez más fue el comodín del equipo blanco. El arbitraje de Estrada Fernández fue escandaloso, como todos los que se producen estando el Real Madrid presente.

En el minuto 10 se comió un  puñetazo de Sergio Ramos a Portu. Lo vio todo el mundo menos él y el VAR, por supuesto, que sólo está para salir al rescate del Real Madrid. El puñetazo fue claro y meridiano. De tarjeta roja directa. Pero tratándose del Real Madrid ya se sabe que todo vale, incluso la arbitrariedad, que viene de árbitro, más escandalosa.



"Tuercebotas" Vinicius

Y si escandaloso fue el puñetazo de Sergio Ramos, no lo fue menos el codazo en la cara de un contrario de Casemiro, "El Limpio", a un rival. Fue en el minuto 21. El Real Madrid debió quedarse entonces con nueve jugadores, pero Casemiro, como Sergio Ramos, no vio ni la tarjeta amarilla. Así se explica que vea tan pocas amarillas a lo largo de la temporada a pesar de sus suciedades. El partido ya estaba adulterado.

El partido ofreció otras particularidades como que el "fenómeno fenomenal" Eden Hazard se quedara en el banquillo para que el "paquete" James ocupara su lugar. La Central Lechera ya lo vendía como próximo Balón de Oro y resulta que después de jugar dos partidos, el tipo está cansado. ¡Menudo fenómeno!

James hizo lo que se esperaba de él. O sea, nada. Y Vinicius, vaya chiste de futbolista. Es un tuercebotas. Y nunca mejor dicho. Tiene el punto de mira atrofiado y no ve puerta. En los primeros compases del partido tuvo una clara ocasión de gol y la envió a las nubes, como ya es habitual en él. ¡Otro fenómeno! Aunque eso sí. Ahí tiene a los palmeros de Movistar +, para convertir en proezas todas sus cagadas y elevar a categoría de arte un piscinazo dentro del área. ¡Cuanta mentira, cuánta intoxicación!

Piscinazo y... ¡penalti!

Pero lo mejor estaba por llegar en la segunda mitad. El 0-1, naturalmente, llegó de penalti. Un penalti escandaloso que sólo vio el árbitro y el VAR (que no es más que otro árbitro metido en la causa de llevar en volandas al Real Madrid al título). Fue en el minuto 48 cuando Fernández Estrada se inventó un penalti de chiste. Vinicius se tira a la piscina sin que nadie le toque y para Estrada Fernández y para el VAR y sus repeticiones eso era penalti. 0-1 vergonzoso.

Pero la vergüenza fue a más. Acto seguido se produce un penalti de libro en el árera del Real Madrid. Sergio Ramos derriba a Isaak. Y la noticia, para los merengones que comentan las transmisiones de Movistar, era que Sergio Ramos se había lesionado en esa jugada. Por tanto, nada que decir del agarrón de Sergio Ramos. Ningún comentario. No ha existido. En la línea del árbitro y del VAR. Sigan, sigan. Lo que es noticia lo deciden ellos. Y en esta jugada la noticia no era que hubo un penalti como una catedral en el área del Real Madrid.

Otro robo como el perpetrado al Valencia 

Más vergüenza: en el minuto 67 Fernández Estrada anula a la Real Sociedad un gol con la misma excusa del robo de la jornada anterior al Valencia. Por un fuera de juego posicional. En este caso, el jugador señalado ni se movió. Difícilmente podía intervenir en la jugada. Pero cuando se trata del Real Madrid, todo vale. Hay que salir al rescate e intentar que no se note mucho. El gol de Januzaj, de bandera. Pero no subió al marcador. El Madrid se tenía que poner hoy líder y en San Sebastián ya lo han entendido.

¡Escandalazo en el gol de Benzema!

Por aún habría más escándalo. Del 1-1 pasamos al 0-2 en el minuto 71 tras un gol de Benzema en el que se llevó el balón con el brazo. Lo vio todo el mundo. Desde todos los ángulos. Todas las cámaras presentes en Anoeta captaron el momento en el que Benzema se lleva el balón con la parte superior del brazo. Hasta los locurtores de Movistar, inmersos en la causa blanca, vociferaron tratando de demostrar al mundo que el balón se lo había llevado Benzema con el hombro. ¡Mentira! El brazo es el brazo y el hombro es el hombro. Benzema se llevó el balón con el brazo y el Real Madrid es un líder fraudulento.

El Real Madrid acabó el partido con once jugadores, cuando debió quedarse con nueve en el minuto 21. Sus dos goles no debieron subir nunca al marcador y el tanto de la Real Sociedad fue legal. Es decir, que un 2-0 lo han convertido los árbitros en un 1-2.

¡Que le den ya el título al Real Madrid!

¡Qué le den ya el título al Real Madrid! Ahorrémonos las ocho jornadas que restan si ya está decidido que el campeón tiene que ser el que viste de blanco. Estas ocho jornadas que restan serán una farsa. ¡qué escándalo más grande! Una jornada, y otra y otra y otra... 

¿No se cansan de robar? ¡Y qué pena de comentaristas de Movistar +. Que les envíe un jamón Florentino. Se lo han ganado. No se puede ser más parcial a favor de lo que más le interesa a Florentino Pérez. A favor de la mentira y la farsa del Real Madrid. 

Un partido más, un robo más. ¡Pero qué escándalo Ovrebo y Aytekin! Lo del Madrid no es una cuestión de dos árbitros. Toda la clase arbitral está metida en la causa. Son muchas años de dominió culé y esto hay que cambiarlo de una vez. Es el deseo de Tebas, el presidente de la LFP que un día fue de Fuerza Nueva.

¡Piqué tenía razón!

Después de lo visto en las tres primeras jornadas, es muy difícil que el Barça gane La Liga. Será difícil que el Real Madrid pierda puntos". Piqué sabía muy bien lo que decía cuando el Barça tiró La Liga en Sevilla. Piqué lo tenía clarísimo. Si el Real Madrid no es capaz de ser campeón, los árbitros se encargarán de que lo sea.

Y los hechos le están dando la razón. Piqué sabía de qué hablaba cuando se atrevió a soltar semejante sentencia. Vamos a esperar a que Guardiola elimine al Real Madrid de la Champions League y que el Barça se centre en la competición europea, porque con el Real Madrid en La Liga lo tiene imposible.

 


Deja tu Comentario