2020-06-24 23:06 FC Barcelona Por: Fede Peris

¡Atraco al Mallorca en la Liga más corrupta de Europa!

Hasta para ganar al Mallorca, un firme candidato al descenso, el Real Madrid necesita del robo arbitral.



¡Que le den la Liga al Real Madrid de una vez y acabamos con esta farsa! Si alguien albergaba todavía alguna duda sobre la irónica denuncia de Piqué, anunciando que al Barça le va a ser muy complicado ganar esta Liga porque el Real Madrid no perderá puntos, hoy habrá acabado de resolverla. El Real Madrid no perderá ningún punto porque así está decidido.

Cada partido que juega el Real Madrid es un atraco a mano armada. Valencia, Real Sociedad... y hoy el Mallorca, ese equipo que cayó en su casa ante el Barça por 0-4 hace diez días, ha tuteado al Real Madrid en la primera parte sacando a relucir sus miserias futbolísticas que son muchas. Pero ahí ha aparecido el árbitro, como siempre, saliendo al rescate de los blancos.



Esta vez le ha tocado al andaluz Melero López. Fue en el minuto 19, con el marcador en empate a cero. Carvajal se hace con un balón en el centro del campo empujando a Dani Rodríguez y derribándole. La falta es clara, pero el colegiado ordena seguir el juego y la jugada acaba en gol del Real Madrid. Los jugadores del Mallorca protestaron y el VAR se sumó a la farsa del colegiado dando por bueno un gol que sólo puede subir al casillero en una competición tercermundista.

Para acabarlo de arreglar, Bale interfirió en la jugada en posición de fuera de juego posicional, que no fue apreciada por el árbitro. Esa jugada se arbitra de una manera si es contra el Real Madrid, como en San Sebastián, y de otra si es a favor del Real Madrid, como hoy. ¡Escandaloso!

En las repeticiones televisivas todas las tomas mostraban con meridiana claridad la falta de Carvajal. Por delante, por detrás, desde los costados... ¡Falta sí o sí! Pero el árbhitro no la vio el VAR tampoco. 



Sergio Ramos debió ser expulsado

Y la Liga española es una competición tercermundista en la que no gana el que hace más méritos sino el que cuenta con la complicidad de los árbitros. El problema es que esto se ve en el mundo entero y la imagen que da esta competición es de absoluta corrupción. Y lo que queda al espectador australiano, chileno, mozambiqueño, vietnamita o polaco es que el Real Madrid sólo es capaz de ganar cuando juega con doce.

Flaco favor le están haciendo los árbitros a la competición y al propio Real Madrid. Por un lado, estamos ante la competición más corrupta del mundo. Por otro, el Real Madrid no puede caer más bajo. Hasta para ganar a un claro candidato al descenso necesita recurrir al comodín del árbitro.

Y luego, en la segunda parte, el árbitro le ha perdonado a Sergio Ramos la expulsión. El jugador más sucio de España y de Europa le ha dado un codazo sin balón y con mala intención y ganas de hacer daño a un jugador del Mallorca, con una tarjeta amarilla ya en su haber, y ha seguido en el campo. Es decir, el Madrid tenía que haber quedado con diez jugadores en el minuto 48 y el 2-0 nunca debió subir al marcador porque su autor ya no debía estar en el campo. Pero así es la Liga española. La Liga de las trampas. La competición más falsa en donde todo es mentira y en donde la clasificación no se gana en el campo sino en los despachos.

Que le den el título al Real Madrid y acabemos ya con esta farsa corrupta. Esto no es deporte, aquí no se premia el esfuerzo y la calidad. Hagas lo que hagas, si el Real Madrid está delante la derrota está garantizada. ¿Eso es lo que quiere Tebas para La Liga Santander?

Los hechos están dando la razón a Gerard Piqué, que dice lo que piensa y piensa lo que dice. No es que sea difícil que el Real Madrid pierda puntos. ¡Es imposible! ¡Menudo escándalo en el Real Madrid-Mallorca! ¡Ya está bien!

 

 

 


Deja tu Comentario