2020-09-29 19:09 Fichajes Por: Redacción MB

¡Operación doble, y está hecha! La última locura de Bartomeu (y sin permiso de Messi)

La negociación está muy avanzada: Dembélé al Manchester United y Depay al Barça



Una doble y espectacular operación está a punto de consumarse en el mercado europeo. Se trata de dos movimientos en los que tiene que ver el Barça. De hecho es la última locura e Bartomeu... en contra de la opinión de Messi.

Ousmane Dembélé proseguirá su carrera en el Manchester United, que está dispuesto a pagar 55 millones por él. Koeman considera que en la posición de Dembélé ya tiene a Griezmann, Ansu Fati y a Trincao y, si el Barça puede recuperar parte de los 120 millones que pagó por él da su bendición al traspaso siempre y cuando llegue Memphis Depay al Barça.



Ni Lautaro, ni Neymar. El único delantero que quiere incorporar Koeman al Barça es el holandés del Olympique de Lyon Memphis Depay, un futbolista que vendría a sustituir a Luis Suárez y que reune las condiciones de delantero centro nato que no poseen ni Messi, ni Griezmann, ni Ansu Fati. Koeman quiere que Depay sea la referencia en el juego ofensivo de su equipo.

La llegada de Depay no cuenta con la bendición de Leo Messi, a quien hasta hace bien poco se le consultaban todos los movimientos de la plantilla. De hecho no parece un jugador que pueda asociarse con Messi al nivel que vimos con Luis Suárez. Pero es el elegido de Koeman y Bartomeu da por buena su decisión.

 



El Barça gana 30 millones con la operación

Con la salida de Dembélé, el Barça rebaja considerablemente la masa salarial de su plantilla y se ajusta a las exigencias de la UEFA y el plan del fair play financiero, dado que Depay llegaría por menos de 50 millones y cobraría la mitad que Dembélé, una de las fichas más altas de la plantilla.

El Olympique de Lyon pagó 20 millones por Depay al Manchester United hace tres años y medio. Ahora estaría dispuesto a venderlo al Barcelona por 30, que pellizcaría 25 millones más en el desesperado intento de Bartomeu por dejar las cuentas saneadas en el final de su mandato, que acaba esta temporada.

Mientras tanto, Messi no entiende nada y después de perder a Luis Suárez en contra de su voluntad, ahora recibirá a un nuevo compañero al que apenas conoce y del que sospecha no vendrá para engrandecerle a él.

 


Deja tu Comentario