2020-09-30 16:09 Leo Messi Por: Pedro Riaño

¡Exclusiva! Messi da marcha atrás: ¡Se queda!

El Manchester City le ha dejado tirado y ha decidido acabar su carrera deportiva en el Barça.



Leo Messi da marcha atrás. Se arrepiente de haber hecho caso de los malos consejos que le llevaron a dar el paso con el burofax. Y ahora busca la paz, revertir la situación y ganarse el aprecio perdido del barcelonismo para preparar su contrato final con el Barça que le permitirá retirarse en el Camp Nou.

Le dijeron que podía irse gratis

Le engañaron. Le dijeron que podía irse gratis. Y estaba dispuesto a irse con Pep Guardiola al Manchester City, que incluso le ofrecía más dinero del que percibe en el Barça y que ya ahora le convierte en el futbolista mejor pagado del mundo. Le aseguraron que la cláusula no tenía validez y que podía irse gratis. Pero el contrato especifica con meridiana claridad que, si se quiere ir, su precio es de 700 millones.



Y el City reculó. Y Messi calibró el gran error que había cometido. Debería seguir un año más en el Barça. ¿Y después qué? Después tendrá 34 años, una edad muy peligrosa para aventuras financieras de 500 millones, que es el precio final que le costaría al City la operación por tres años. 

Messi decide que su futuro está en el Barça

Messi ya sabe que el City ha despertado de su sueño y que la normativa del Fair Play financiero no le permite gastar 500 millones en un jugador de 34 años cuyos mejores días ya se han visto. Se lo ha dicho el propio Pep Guardiola. Y tampoco el United, ni el PSG, ni el Bayern, ni la Juventus están para disparates de esta naturaleza. Y Messi ha decidido, mes y medio después, que su futuro está en Barcelona. Por eso ha rectificado y se muestra ahora más receptivo.

La ventaja de Messi es que en el peor de los casos perderá de vista a Bartomeu en marzo. Y con él han contactado ya todos los precandidatos a la presidencia del Barça, especialmente dos, los dos únicos con opciones de ganar y sustituir a Bartomeu: Víctor Font y Joan Laporta. Uno le trae a Xavi Hernández. El otro aporta la filosofía Guardiola (con o sin él). Los dos le han dicho que le quieren y que buscarán una solución económica para que siga. Leo se siente querido y ha tomado la decisión de seguir.



La entrevista al diario Sport: Lavado de imagen

Y hoy ha dado el primer paso concediendo una entrevista al diario Sport en la que ofrece la imagen que ahora toca, la de estrella arrepentida, asumiendo sus errores y declarando amor eterno al club de su vida. Ese es el camino. Así se ha expresado en su lavado de imagen en el diario Sport:  

-"Luego de tantas desavenencias, me gustaría poner un punto y final. Debemos unirnos todos los barcelonistas y asumir que lo mejor está por venir".

-"Asumo mis errores, que si existieron fueron solo para hacer un mejor y más fuerte FC Barcelona".

-"Sumando pasión e ilusión será la única forma de poder lograr los objetivos, siempre unidos y remando en la misma dirección".

-"Quería mandar un mensaje a todos los 'socis' y a todos los culés que nos siguen. Si en algún momento a alguno de ellos le pudo molestar algo que dije o hice, que no les quepa duda que lo hice siempre pensando también en lo mejor para el club".

-"Hoy día mi compromiso con esta camiseta y este escudo es total, sigue intacto"

-Sobre su reacción ante el adiós de Luis Suárez:  “Solo dije lo que sentía en momentos duros para mí. Habrá quien piense que debí callar o dejarlo pasar, como en tantas otras cosas hice, pero me dolieron muchas cosas en las últimas semanas y fue mi forma de expresarlo”.

 

Punto final a su desafío a Bartomeu y a su actitud distante

Messi pone punto y final a su desafío a Bartomeu, que alcanzó su punto culminante con el mensaje que le envió en Instagram a Luis Suárez:  "Te merecías que te despidan como lo que sos: uno de los jugadores más importantes de la historia del club, consiguiendo cosas importantes tanto en lo grupal como individualmente. Y no que te echen como lo hicieron. Pero la verdad que a esta altura ya no me sorprende nada".

También pone punto y final a su actitud distante que le llevó a no celebrar los dos primeros goles de Ansu Fati en el estreno del Barça en La Liga ante el Villarreal. Se acaba la incógnita sobre su compromiso con el Barça en el año que teóricamente le queda. 

El Barça de Koeman ya no es el Barça de Messi

Ante el Villarreal vio la luz. Entendió que el Barça de Koeman ya no es el Barça de Messi y que si quiere seguir brillando como hasta ahora deberá hacerlo sometido a la disciplina de equipo que nunca fue con él hasta ahora. Los episodios de París, Roma, Anfield y Lisboa, con él en el campo, invitan a un cambio en el Barça. Con Messi o sin él. Y el club, y Koeman, han decidido acabar con la Messidependencia. El equipo debe ganar los partidos por sí mismo, sin encomendarse a Messi. Si luego aparece Messi, mejor. Pero si se borra o las fuerzas ya "no le dan" para mantener el nivel de número uno en los momentos más exigentes, el equipo debe disponer de recursos suficientes para espabilarse sin él. Eso no había ocurrido hasta ahora. Y se tradujo en grandes éxitos y también en sonoros fracasos.

O Barça o Barça

El Barça se va a transformar, entre otras razones porque no puede seguir jugando como si en el campo, además de Messi, estuvieran también Xavi e Iniesta. Este es un equipo diferente y debe jugar diferente. Y Messi debe reinventarse. Y lo va a hacer. Ha enterrado el hacha de guerra e irá en son de paz en busca de un final feliz a su historia de amor con el Barça.

El Manchester City le ha dejado tirado. Lo quería este año. El que viene ya será tarde. Y para Messi no hay más opciones que Barça o Barça. Eso si quiere seguir manteniendo el nivel de ingresos que ha disfrutado hasta ahora y continuar jugando en un equipo competitivo que, aunque él piense que no da, tiene argumentos suficientes para dar. Incluso sin él. 

 

 


Deja tu Comentario