2020-10-12 10:10 Fichajes Por: Redacción MB

ANÁLISIS. Messi tenía razón: Los caóticos juegos malabares del Barça de Bartomeu

Caótica gestión del FC Barcelona en el mercado de fichajes: Estrellas regaladas y fichajes que no han llegado.



El FC Barcelona ha sido víctima del quiero y no puedo en el cierre del mercado de fichajes. Ronald Koeman pidió a cuatro jugadores a su llegada al Camp Nou. Sólo le han traído uno: Jorgiño Dest. Los demás quedaron en el limbo: Wijnaldum, Depay y Eric García. 

Todibo, el "Hombre Invisible"

Koeman reclamó con desespero especialmente la llegada de un central y un delantero. Lo del central tiene su explicación porque no cuenta para nada con Samuel Umtiti. Ni por su estado físico nada fiable (recibió el alta médica el 9 de septiembre y aún no se entrena con sus compañeros), ni por su compromiso con el equipo. Pero sorprende la salida de Todibo cedido al Benfica por dos millones. Fundamentalmente porque no le han traído al central que pidió, Eric García, y ahora el Barça se queda cojo con tres centrales (Piqué, Lenglet y Araujo).



Todibo ha interpretado el papel de "hombre invisible". El pasado año jugó en la Bundesliga con Schalke a buen nivel después de apuntar buenas maneras en los cinco partidos que llegó a jugar con el Barcelona. Teniendo en cuenta que sólo tiene 20 años y que fue presentado como un fenómeno cuando llegó, hace solo unos meses, merecía el beneficio de la duda, especialmente si se confirmaba que no llegaría un nuevo central, pero Todibo se ha ido al Benfica sin dejar beneficios.

Con Todibo el Barça no gana nada y pierde mucho

Se podía entender que fuera traspasado al Fulham por 18 millones, tal y como se anunció desde Inglaterra. Desde el punto de vista contable habría sido un gran negocio. Costó un millón y año y medio después se le vende por 18. Pero no es el caso. Tampoco su marcha supone un ahorro considerable en la masa salarial de la plantilla. ¿Quién le ha puesto el dedo en el ojo a Todibo, un jugador similar a Araujo, que sí cuenta con la bendición de todos? Con la marcha de Todibo el Barça no gana nada y pierde mucho.

Los movimientos del mercado tienen una justificación deportiva o contable. En el caso de Todibo su marcha supone un problema deportivamente para Koeman y en el apartado contable no deja ningún beneficio. ¿Por qué le han echado del Barça?



El Barça es el único club de Europa que regala a sus estrellas

La cuestión es que Todibo ya no está y tampoco ha llegado Eric García. A diferencia de lo que hace el Barça con sus descartes, en Europa nadie regala nada. Y a pesar de que Eric García finaliza su contrato con el Manchester City el próximo 30 de junio, su club le ha puesto en precio y no ha querido soltarle. Los regalos sólo los hace el Barça. Ni siquiera el club en el que mandan tres culés, Ferran Soriano, Txiki Begiristain y Pep Guardiola, se ha apiadado del Barça. Bartomeu subió su oferta final a 10 millones más 8 en variables. El City rebajó el precio final de 25 a 20 millones. Y no hubo acuerdo. El City se llevó al jugador por 1,5 millones hace tres años, birlándole de la cantera blaugrana cuando apenas tenía 16 años. Ahora quiere sacarle rendimiento a su hurto. Están convencidos de que Eric García puede ser el nuevo Piqué del Barça y no quieren cometer el error de sus vecinos del Manchester United, que regalaron al hoy central del Barça por apenas 7 millones de euros y con sólo 22 años.

 

"La oferta del Barça no fue muy seria"

Wijnaldum, el centrocampista holandés del Liverpool que pidió Koeman, se ha quedado en Anfield un tanto sorprendido: “Creo que la oferta del Barça no fue muy seria. De lo contrario se habría oído más sobre el asunto o habrían pasado más cosas, pero no hubo nada concreto”. No le falta razón a Wijnaldum, los movimientos del Barça en el mercado han sido poco serios. 

Tampoco ha llegado el 9 que pidió Koeman para sustituir a Luis Suárez, Memphis Depay. El Olympique de Lyon admitió a última hora que el jugador había llegado a un acuerdo con el Barça y había buena predisposición al traspaso. Como en el caso de Eric García, el Olympique de Lyon rebajó el precio final para dejarlo en 20 miilones de euros. Pero tampoco llegó Bartomeu a esa cantidad. El Barça está pagando ahora las locuras de Coutinho, Dembélé y Griezmann.

Pagan 30 millones por Junior Firpo y no llegan a 20 por Eric García

Pero al margen de la penuria económica del club, se están haciendo cosas muy extrañas. Por ejemplo, la cesión de Miranda (una de las fichas más bajas de la plantilla) al Betis. Con Jordi Alba lesionado, ahora mismo el Barça sólo tiene un lateral nato, el recién llegado Dest, que tendrá que alternarse con Sergi Roberto, que no es lateral, en las bandas izquierda y derecha. Como en el caso de Umtiti, Koeman no cuenta para nada con Junior Firpo, a quien han intentado colocar en el mercado este verano, pero nadie se ha atrevido a ofrecer por él lo que pide el Barça: 18 millones más 12 en variables, que es lo que Bartomeu pagó hace un año por él al Betis. 

No hay dinero para pagar 20 millones por Eric García o Depay, pero hace un año sobraba para tirar 30 kilos en Junior Firpo, un cero a la izquierda en esta plantilla.

A última hora Bartomeu ha conseguido vender a Rafinha al PSG, ese club inflexible cuando el Barça se ha interesado por alguno de sus jugadores (Verratti, Marquinhos y Di María). Su cláusula era de 16 millones, pero se ha ido a París a petición de Neymar por apenas 3,5. Otro regalo.

Los juegos malabares de Bartomeu

El fracaso menos sonoro ha sido la no llegada de Memphis Depay. Fundamentalmente porque la plantilla dispone de recursos más que suficientes para los cuatro puestos de la delantera en el sistema de juego de Koeman. Los titulares hasta ahora han sido Messi, Ansu Fati, Coutinho y Griezmann, que no puede decirse que sean malos jugadores. Y a la espera de su oportunidad están Trincao, Pedri y el mismísimo Dembéle, a quien intentaron colocar en el Manchester United por 60 millones para poder adquirir a Depay y Eric García, pero salió mal, para variar. El United prefirió a Cavani, que llegaba con la carta de libertad.

Tal y como están evolucionando las cosas, el capricho de Koeman habría entorpecido la progresión de Ansu Fati, ahora con vía libre para crecer futbolísticamente. Probablemente, con Depay en la plantilla las oportunidades para Ansu Fati habrían sido más escasas.

Y a última hora, como colofón a una planificación caótica, el club da de alta al brasileño Matheus Fernandes, que llegó por la puerta de atrás hace un año que ni ha sido presentado ni ha disputado un sólo amistoso con el primer equipo blaugrana. Un despropósito total que en este caso confirma que Messi no iba desencaminado cuando hablaba de los juegos malabares de Bartomeu. No lo ha podido hacer peor.


Deja tu Comentario