2020-10-15 05:10 FC Barcelona Por: Redacción MB

Koeman le bajará los humos a Griezmann en el banquillo

Las palabras ventajistas de Griezmann después de marcar un gol con Francia han sentado muy mal al entrenador del Barça y a sus compañeros.



Griezmann superó a Zidane, como quinto máximo goleador histórico de su país, y refrendó que sin Leo Messi es mucho mejor futbolista. En el Barça no termina de brillar y de despegar como se esperaba y desde Francia no ha dudado en atizar a Ronald Koeman. Le prometió, en pleno caso Messi, uno galones que no tiene en la Ciudad Condal.

Y Koeman no le perdona ahora las palabras que pronunció ayer en Francia contra él en un momento de felicidad por su gol. Asumirlas como que aquí no ha pasado nada, sería tanto como alertar a los demás que se abre la veda contra el entrenador y los compañeros. Porque Griezmann repartió para Koeman y para sus compañeros del Barça.



Lo que dijo Griezmann de Koeman

 

“Creo que fue un gol muy bonito. La pelota me vino e intenté pegarle bien y marqué. Me siento bien con el gol. El entrenador sabe dónde ponerme así que aproveché esta situación de ventaja y la confianza del entrenador y de mis compañeros”, comentó Griezmann, a modo de dardo, dejando evidente que ve a Koeman como un problema.



Fue un comentario sutil pero que se entiende perfectamente. Tanto, que Koeman le tiene preparada una sorpresa en el banquillo del Coliseo Alfonso Pérez de Getafe el próximo sábado. Ell técnico holandés ha decidido que es el momento de sentarle y probar con Trincao o Dembélé en su lugar ante la ineficacia que muestra ante el gol con la camiseta del Barça.

Lo que dijo Koeman de Griezmann

El hecho de hablar de "la confianza de mis compañeros" franceses en detrimento de la que siente de sus compañeros del Barça, cuando lleva año y medio en el Barça suena a pataleta de alguien que no se la ha sabido ganar y que sabe que está en el punto de mira de su técnico cuando tras el Sevilla Barça dijo de él que "de las dos oportunidades que ha tenido, por su calidad deberia haber marcado al menos una".

 

Griezmann se lo ha ganado a pulso. Si ya no contaba con la confianza de sus compañeros, entre ellos Leo Messi, ahora menos. Y si había encontrado a un entrenador que estaba dispuesto a creer en él, ya lo ha perdido. Nada haría más feliz a Bartomeu en este momento que poder traspasar a Griezmann antes de abandonar el cargo, para librar al vestuario de un problema serio y para aligerar la nómina con un tipo que cobra 21 millones netos al año y que no rinde a ese nivel. 

El problema añadido de Griezmann es que otros, como Ter Stegen, se creen con derecho -de forma justificada- a cobrar más que él porque rinden bastante más que él.


Deja tu Comentario