2020-11-04 23:11 FC Barcelona Por: Redacción MB

Messi sigue en el Barça a disgusto... y no lo disimula (2-1)

Ganar al Dinamo de Kiev plagado de suplentes por la mínima, pidiendo la hora y con Ter Stegen de gran estrella es sencillamente una vergüenza.



El Barça ha sufrido lo que no está escrito en los papeles para ganar por 2-1 al Dinamo de Kiev, una auténtica banda cargada de suplentes que llegó al Camp Nou dispuesto a aguantar el chaparrón y nada más. Pero el equipo de Lucescu estuvo muy cerca de empatar o ganar el partido y el Barça acabó pidiendo la hora. Y con Ter Stegen de figura estelar.

Ter Stegen vuelve para salvar al Barça

Lo único bueno, el resultado. El Barça suma tres puntos más y cuenta sus tres partidos por victorias. Los resultados maquillan la impresión que da este equipo que va de más a menos. Cierto es que los suplentes del Dinamo han perdido en el Camp Nou y que los suplentes del otro grande de Ucrania, el Shakthar Donetsk salieron ganadores de su visita al Real Madrid. Pobre consuelo.



Y si, además, el mejor jugador ha sido Ter Stegen en su reaparición, es que algo está pasando aquí. Y nada bueno para Koeman.

El pasotismo de Messi es contagioso

Leo Messi ha vuelto a marcar. Y lo ha hecho de penalti. Otra vez. Cinco goles, entre Barça y selección, en los doce partidos que llevamos de temporada. Y los cinco de penalti. Ni goles ni asistencias. Messi no da para más. Otro partido igual: ni regates, ni disparos, ni pases. Ni siquiera le entran las faltas. Y con la cara paga. Messi ya avisó de que se quedaba en el Barça un año más a disgusto y obligado, porque él no quería. Y no lo dismula. Y lo peor es que su pasotismo es contagioso.

Ha abierto el marcador. Se ha inventado la jugada y ha forzado la falta del rival dentro del área. Y ya no falla como antes. Ahora anota todos los penaltis. Y poco más en la primera mitad. Un par de detalles técnicos, un par de buenos pases y... demasiado rato andando. Y su parsimonia, apareciendo y desapareciendo del campo, ha vuelto a conducir a los demás al abismo. Si alguien esperaba que Messi apareciera, a estas alturas, deberá empezar a hacerse a la idea de que el Messi que todos conocemos ya no existe. Suerte que Ter Stegen sí sigue siendo el mismo y ha salvado al Barça de hasta cinco goles cantados.



El Dinamo se presentó cargado de bajas

Parecía que el Barça se iba a comer al Dinamo de Kiev, que se ha presentado en el Camp Nou con una docena de bajas. El Barça ha salido en tromba y ha asustado a su rival, que se ha echado para atrás sin más objetivo que resistir el temporal de la mejor manera posible.

Los inicios han sido un pim, pam, pum... Pero el propio Barça se ha cansado de atacar, ha bajado el ritmo y la intensidad de su juego. Y el Dinamo se lo ha creído. Y ha obligado a intervenir a Ter Stegen. En la primera mitad y luego en la segunda. Y ha llegado el gol anulado al Dinamo porque el balón selió fuera en la trayectoria de un lanzamiento de córner, pero el susto estaba dado. Y lejos de reaccionar, el Barça jugaba al trote. Sin ganas.

¿Qué pasó en el vestuario durante el descanso?

Como si en el descanso hubiera pasado algo que empujara a los jugadores a actuar con pasotismo. Esa es la sensación que dieron los jugadores del Barça. En sus caras reflejaban un mosqueo que daba a entender que lo que Koeman les dijo en el descanso no les gustó. Y no es difícil imaginar lo que Koeman les dijo. Es lo que les hubiera dicho cualquier socio del Barça. Y es que no se trata de jugar mejor o peor, sino de echarle ganas al asunto. Y las ganas que ha puesto hoy este Barça sólo es comparable con la mostrada en el 2-8 ante el Bayern. La única diferencia ha sido el rival. 

Si el Bayern llega a coger a este Barça...

Si hoy el Bayern coge al Barça, los ocho goles se quedan cortos. El invento de De Jong como central no funciona. Demasiado blanco. Pjanic no se integra y ya a estas alturas parece difícil que vaya a lograrlo. Pedri ha bajado el nivel y Griezmann no cambia, sigue fallándolo todo. Sólo chispazos de Ansu Fati y los intentos condenados al fracaso de Messi, al que todo le volvió a salir mal.

En este Barça pasa algo que nada tiene que ver con la indudable calidad de sus jugadores. ¿Tendrá que ver con la rebaja salarial? ¿Con las ideas de Koeman? Algo está pasando. Y nada bueno. La calidad se puede discutir, la entrega no. Y este equipo no se entrega. O mejor se entrega demasiado rápido.

Esto tiene muy mala pinta. Ganar por 2-1 y pidiendo la hora a este equipo plagado de suplentes es sencillamente una vergüenza. ¡Y suerte que estaba Ter Stegen para arreglar este caos!

Ficha técnica

FC Barcelona, 2 - Dinamo de Kiev, 1

Ter Stegen; Dest, Piqué, De Jong, Jordi Alba; Busquets (Lenglet 74'), Pjanic (Roberto 59'); Pedri (Aleñá 82'), Griezmann (Dembélé 59'), Ansu Fati (Trincao 74'); Messi.

Dinamo de Kiev

Neshcheret; Kedziora, Zabarniy, Popov, Shabanov; Buyalsky (Lednev 85'), Shepeliev, Andriyevskyi; Tsygankov, Supryaha (Verbic 70'), Rodrigues (De Pena 70')

Goles

1-0,Leo Messi, min 4. 2-0, Piqué, min 65. 2-1, Tsygankov min 75.

Árbitro

Michael Oliver (ENG).

Incidencias

Partido correspondiente al tercer partido de la fase de grupos de la Champions League disputado en el Camp Nou a puerta cerrada.


Deja tu Comentario