2020-11-07 18:11 FC Barcelona Por: Redacción MB

Koeman castiga a Messi y el Barça experimenta un subidón (5-2)

Messi empieza en el banquillo y revoluciona al Barça en la segunda parte jugando contra diez.



Dembélé en la primera parte y Griezmann, Messi, por partida doble, y Pedri en la segunda mitad han redondeado la manita del Barça al Betis en la novena jornada de La Liga, poniendo fin a cuatro jornadas seguidas sin conocer la victoria. Koeman ha dejado a Messi en el banquillo por decisión técnica, por primera vez en su vida, y le ha salido bien.

Koeman ha lanzado un mensaje a su plantilla: para él no hay intocables y el que juega es porque se lo ha ganado. Messi estaba jugando sin hacer méritos para disfrutar de ese privilegio. Hasta el punto de que en los últimos partidos el Barça parecía jugar con diez, por la rémora que le suponía un Messi desganado, ausente en la presión y con una actitud negativa contagiosa.



Quitar a Messi como solución a la dinámica negativa

Koeman sabía que con Messi llevaba cuatro partidos consecutivos encadenando resultados negativos (2 puntos de 12) y ha optado por arrancar el problema de raíz, dejar a Messi en el banquillo y tratar de ganar de otra manera: jugando como un equipo, uno para todos y todos para uno. Se acabó el todos para uno y nada más. Se acabó la messidependencia. Koeman ha querido espabilar a Messi y de paso ganarse a toda la plantilla. No en vano Messi ya ha avisado de que se quiere ir y lo ha estado recordando partido tras partido con una actitud sobre el césped impropia de un profesional.

El aviso de Jordi Alba a Koeman

El técnico holandés pagará cara su osadía porque las vacas sagradas, los que ya están de capa caída e intentan alargar el momio que disfrutan en el Barça, no le perdonarán el agravio a Messi. El propio Jordi Alba avisaba al término del partido de que "yo y todos preferimos que juegue Messi. Si no ha jugado es porque lo ha decidido el míster. Yo y todo el equipo lo queremos en el campo. Somos mucho mejores que él". Koeman ya sabe que contará con la resistencia de la vieja guardia que pretende vivir de los recuerdos de su álbum de fotos. Pero el futuro lo marcan otros y Koeman apuesta por ellos.

Otro Barça sin Messi

La suplencia de Messi ha servido para disfrutar de un Barça que ha jugado colectivamente gracias a la intensidad que han puesto en el juego todos sus jugadores (no casi todos). Ahí presionaban todos, defendían todos y atacaban todos. Dembélé ha abierto la cuenta, Griezmann, gafado, ha fallado un penalti y Sanabria ha puesto el empate en el marcador poco antes del descanso. Empate en el descanso, pero buenas sensaciones en un Barça diferente y con mucho futuro.



En la segunda mitad Koeman le ha levantado el castigo a Messi, lo ha soltado sobre el césped y ha comprobado el acierto de su estrategia. Por un lado se ha ganado a ese mayoritario sector de la plantilla que estaba convencida de que Messi jugaba por real decreto, lo mereciera o no. Y por otro ha conseguido hacer reaccionar al Messi apático y abúlico que no se ha ganado el sueldo desde que ha empezado la temporada. Bueno, desde el parón por coronivarus de la anterior temporada. Messi lleva muchos meses columpiándose.

Messi ha reaccionado herido en su amor propio

Pero hoy Messi ha reaccionado. Herido en su amor propio, ha saltado al césped poniéndole al juego la intensidad que lleva meses sin aportar. Ha marcado de penalti, ha anotado un golazo y aún ha marcado otro que le han anulado por centímetros. Doce partidos después Messi conseguía su primer gol en jugada. No está nada mal para un tipo que cobra 100 millones para convertir el fútbol en arte. La humillación de Koeman le ha espoleado y hemos visto a un Messi que se ha acercado a lo que se espera de él, a lo que está obligado a dar por contrato. 

También es cierto que Messi y el Barça han jugado con viento a favor por la expulsión de Mandi en el minuto 60 en la jugada del penalti anotado por Messi. Tocó el balón con el brazo de forma clara y notoria. También en Vitoria jugaron media hora contra diez y no supieron aprovecharlo. Esta vez, al menos han anotado dos goles más. 

Le mejor conclusión de este partido debería ser la recuperación de Messi para la causa blaugrana después de muchos meses de desconexión. Y también que este equipo tiene alma sin Messi, lo que no deja de ser un buen apunte de cara al futuro. Koeman ha arriesgado mucho y le ha salido bien. Pero alguno, dentro del vestuario, no se lo perdonará. La situación recuerda mucho a la que Koeman vivió en el Valencia hace una década. Entonces salieron en globo Joaquín, Cañizares, Albelda y Angulo. Los nombres propios del Barça candidatos a irse mal del Camp Nou están en la mente de todos.

FC Barcelona, 5 - Betis, 2

FC BARCELONA

Ter Stegen, Sergi Roberto, Piqué, Lenglet, Alba, Busquets (Pjanic, 86'), De Jong, Dembélé (Trincao, 66'), Griezmann (Braithwaite, 78'), Pedri y Ansu Fati (Messi, 46').

BETIS

Bravo, Emerson, Mandi, Bartra, Alex Moreno, William, Guido Rodríguez, Joaquín (Ruibal, 63'), Canales (Rodri, 86'), Tello (Víctor Ruiz, 63') y Sanabria (Loren, 71').

GOLES

1-0, Dembélé (22'). 1-1, Sanabria (48'). 2-1, Griezmann (49'). 3-1, Messi, de penalti (62'). 3-2, Loren (73'). 4-2, Leo Messi (81'). 5-2, Pedri (90').

ÁRBITRO

Cuadra Fernández (balear). T.A.: Ansu (37'), Pedri (41')/Mandi (32'), Alex Moreno (45'). T.R.: Mandi (62').

INCIDENCIAS

Partido correspondiente a la jornada 9 de LaLiga disputado en el Camp Nou sin público. Se guardó un minuto de silencio en recuerdo de Tonny Bruins Slot.


Deja tu Comentario