2020-11-21 23:11 FC Barcelona Por: Redacción MB

Messi le hace mucho daño al Barça (1-0)

Un Barça sin alma, descabezado y sin guía tira LaLiga en el Metropolitano. Messi contagia su desidia a todos.



El Barça ha tirado LaLiga en el Metropolitano. El 21 de noviembre el Barça ha enterrado sus aspiraciones al título. La derrota por 1-0 ante el Atlético le deja a nueve puntos de los colchoneros y con muy pocas opciones de reacción. Fundamentalmente porque la imagen que hoy ha dejado el Barça en Madrid ha sido sencillamente penosa.

Un equipo sin alma y sin guía

El Barça ha sido en el Metropolitano un equipo sin alma, un equipo descabezado, sin guía y desquiciado. Hace unos meses el Bayern le arreó un 8-2. Y no fue porque los bávaros tengan mejores jugadores que el Barça. Simplemente corrieron el doble. Y el Barça sigue con la idea de correr la mitad que sus rivales, convencido de que la calidad individual de sus hombres es suficiente para sacar adelante los partidos. Y ya no es así. El fútbol ha cambiado y ya nada tiene que ver con el que Messi disfrutaba sitntiéndose cómodo.



Messi no tiene nivel para jugar en este Barça

Hoy el Barça ha jugado andando ante el Atlético. Y el Atlético ha corrido para ganar. Y ha ganado. El problema del Barça es su dependencia hacia Messi. Y este Messi no sólo no es el mejor jugador del mundo. Ni siquiera tiene nivel para jugar en el Barça. Este Messi no da para el Barça. Si se hubiera llamado Pedri, Koeman le hubiera dejado en la caseta en el descanso. Pero cualquiera se atreve a sentar a Messi. Igual se enfada y te la lía... o amenaza con otro burofax.

Y Messi, sin merecerlo, ha seguido en el campo y ha jugado los 90 minutos después del vuelo transoceánico y de jugar dos partidos con Argentina. Koeman no se ha atrevido con él, no vaya a decir que se va del Barça por su culpa. Y el Barça ha pagado la cobardía de Koeman, que a los 15 minutos, ha visto, como todos, que Messi no sólo no era la solución para el Barça, sino que directamente era el problema.

Messi se ha borrado... otra vez. Es nocivo y tóxico para el Barça

Como ya es habitual en los últimos tiempos, especialmente en los partidos importantes y ante rivales de entidad, Messi se ha borrado. Queda la duda de si es porque ya no da más de sí o porque no quiere. Lo cierto es que la imagen que ha dado sobre el césped ha sido patética. Y ha arrastrado a sus compañeros al precipicio. Ya se sabe, cuando un equipo depende de un jugador, cuando éste falla, fallan todos. Y el Barça está acostumbrado a depender de Messi. Mientras Messi respondió, la cosa funcionó. Pero este Messi es una copia desdibujada de su mejor versión. Da pena verle andar, que no correr, sobre el campo. Y lo peor es que su actitud es contagiosa. Messi es nocivo, tóxico para el Barça. 



Es triste admitirlo, porque las imágenes de la mejor versión del Messi estratósferico están aún frescas en nuestras retinas. Pero ese jugador hace tiempo que no existe. El que sale a jugar con el 10 a la izquierda se puede llamar Messi, pero nada tiene que ver con el fenómeno de los seis Balones de Oro y las seis Botas de Oro. Es una caricatura. No desborda, no corre, no le sale un disparo, ni un regate... Dos centros suyos han dejado en disposición de marcar a Lenglet y Griezmann. Eso es todo. No ha hecho más. Una vergüenza para un tipo que cobra 100 millones al año y que se niega a que le aplacen el pago de la ficha por los efectos del coronavirus.

¿Está Messi preocupado con la delicada situación del Manchester City?

El Messi del Metropolitano parecía preocupado. Pero no por el Barça. Preocupado porque el Manchester City ha perdido hoy con el Tottenham y se complica mucho su participación en la próxima Champions League. Si quiere jugar su torneo favorito el año que viene sólo tiene una salida: acudir al rescate urgente en el mercado de invierno para enderezar la situación del equipo de Guardiola, décimo en la tabla a ocho puntos del líder. Más o menos como el Barça. Pero parece claro que Messi no jugará la próxima Champions con el Barça y le preocupa más cómo acabe la temporada el City que el Barça. Del Barça está desenchuffado completamente. Y hace tiempo.

Este Barça no es su equipo y no lo disimula

Este Barça no es su equipo y no lo disimula. Partido tras partido deja claro con su actitud indolente y pasota que si defiende este escudo es porque le han obligado y porque, mal aconsejado, envió a destiempo un patético burofax. Y, consciente de que tenía el pleto perdido ante un juez, ha aceptado seguir a regañadientes y renegando. Y no se molesta en disimular. Esa actitud apática le delata. Y lo peor es que arrastra a los demás en la misma dirección.

Mejor que se vaya cuanto antes

Y ha llegado la hora de olvidarnos de futbolistas extraterrestres, como lo ha sido él durante 15 años, para volcarnos en la construcción de un equipo de verdad formado por jugadores terrenales que, aunque no hagan magia, sí sepan jugar como un equipo. Y eso no ocurrirá hasta que Messi se vaya del Barça. Visto lo visto, que sea cuanto antes. Lo que hemos visto a Messi es inolvidable e irrepetible. Pero lo que le vemos ahora es vomitivo. Mejor que se vaya. Y cuanto antes. Con el dinero de su ficha el club puede construir un equipo de verdad que no dependa de un desagradecido que muerde la mano que le ha dado de comer, la mano de un club que le ha convertido en un mito y le ha llenado los bolsillos de oro. Porque nada de lo que Messi ha hecho ha sido gratis. Messi ha hecho mucho por el Barça y el Barça, a cambio, se lo ha dado todo a él.

El Barça de Messi es un equipo "looser"

Hoy el Barça de Messi ha perdido. Ha vuelto a perder. Y eso empieza a ser ya habitual. El Barça de Messi es un equipo "looser". Hace apenas dos años este equipo ganaba la Liga sin despeinarse con 19 puntos de ventaja sobre el Real Madrid. En aquel equipo jugaba Messi. En este, un sucedáneo. O el mismo Messi en versión acabada y liquidada. Hoy ha vuelto a perder. Con Griezmann acomplejado, Dembélé frenado, y Pedri asustado. Este es el equipo del rey Messi y los demás no dejan de ser más que súbditos del soberano.

Ha marcado el Atlético a poco del descanso aprovechando Carrasco un fallo de Piqué al que ha seguido otro de Ter Stegen. Y ahí se ha acabado el partido. Aunque el Barça ha perdido más que tres puntos: Piqué y Sergi Roberto se han retirado lesionados, con muy mala pinta lo del central. Las desgracias nunca llegan solas. Ahora, ya se sabe, como en los viejos tiempos: "l´any que ve sí". Y a centrarnos en la Champions League. La Liga está perdida porque así lo ha decidido Messi.

Ficha técnica

Atlético de Madrid, 1 - FC Barcelona, 0

ATLÉTICO DE MADRID

Oblak, Trippier, Giménez, Hermoso, Llorente (Diego Costa, 73'), Koke, Saúl, Yannick Carrasco (Felipe, 90'), Correa (Kondogbia, 83') y Joao Felix (Lemar, 83').

FC BARCELONA

Ter Stegen, Sergi Roberto, Piqué (Dest, 61'), Lenglet, Alba, Pjanic (Braithwaite, 83'), De Jong, Dembélé, Messi, Pedri (Coutinho, 56') y Griezmann (Trincao, 83').

GOLES

1-0, Yannick Carrasco (45+3).

ÁRBITRO

Munuera Montero (andaluz). T.A.: Koke (9'), Carrasco (26'), Savic (89'), Giménez (90').

INCIDENCIAS

Partido disputado en el Wanda Metropolitano sin espectadores.

 

 

 


Deja tu Comentario