2020-11-22 15:11 Real Madrid Por: Redacción MB

El Madrid se juega la temporada en Milán apelando a la épica

El Inter-Real Madrid, en el que está en juego la continuidad de los blancos en Europa, no podía llegar en peor momento.



Llega en mal momento el Inter-Real Madrid de la fase de grupos de la Champions League. Si el equipo de Zidane deja demasiadas dudas en la competición liguera, en Europa la situación no es mejor. Una derrota en San Siro dejaría prácticamente KO al Real Madrid, que el miércoles juega su primera gran final de la temporada: ganar o ganar.

El Real Madrid deberá volver a recurrir a la época. Saldrá a jugarse la temporada en San Siro con un equipo diezmado por las bajas, ante un rival de nivel y con la necesidad imperiosa de ganar. Poco más o menos la misma situación con la que se presentó en el clásico y acabó resolviéndolo con un inapelable 1-3.



No hay que olvidar que el Real Madrid viene de dos años en los que no ha podido entrar en el Top 8 de los mejores equipos de Europa. Eliminado por Ajax y Manchester City en octavos de final, el equipo de Zidane ir en regresión y caer este año en Europa en la fase de grupos. Por eso el partido de Milán es tan dramático para los intereses blancos.

El Real Madrid es ahora tercero en su grupo (los dos primeros pasan a octavos de final), empatado con el Shaktar y a un punto del líder Borussia Moenchengladbach. Una derrota en Milán le relegaría al puesto de colista y le obligaría a ganar los seis puntos en juego que restan para luchar por su clasificación (en Donetz y en casa ante el Borussia MG).

Y el Real Madrid deberá recurrir a la épica para solventar la difícil situación porque sólo ha ganados dos de sus últimos cinco partidos (Huesca e Inter). Y, además, se presenta en Milán con Benzema tocado y las bajas de Sergio Ramos, Jovic, Militao, Casemiro, Valverde y Odriozola.



Muchos goles en contra y pocos a favor

Además, el equipo arrastra las dificultades con las que se está encontrando Hazard para asumir el rol natural de líder. Para eso le ficharon. Y en Villarreal volvió a decepcionar: ocho pérdidos de balón y ni un solo disparo a puerta. Tampoco Vinicius, su sustituto ofrece registros para lanzar las campanas al vuelo. Y en este panorama aparece Mariano como salvador del equipo. La situación no puede ser más dramática.

Y para acabarlo de arreglar, el Real Madrid ha perdido este año la solidez deefensiva que le caracterizó la temporada pasada. Ha encajado goles (14) en los ocho últimos partidos. Y sólo ha anotado 10 goles en los siete últimos compromisos oficiales.

Pero hablamos del Real Madrid y la historia demuestra que cuando más herido está es cuando mejor sabe reaccionar. En Milán habrá que volver a recurrir a la épica para mantener viva la esperanza de seguir adelante en una competición que históricamente se ha teñido siempre de blanco.


Deja tu Comentario