2020-11-25 14:11 Real Madrid Por: Redacción MB

PREVIA. Inter-Real Madrid: En manos de Hazard

Sin Sergio Ramos y Benzema, Hazard es la gran esperanza blanca en San Siro.



Si hubo una palabra que se repitió de forma sistemática entre la expedición del Real Madrid desplaza a Milán esa fue "final". Porque lo de San Siro de este miércoles tiene esa etiqueta que, eso sí, baja un pelín el ‘caché’ por el hecho de no ser a vida o muerte. Y es que las matemáticas dicen que aunque los blancos perdieran ante los italianos todavía dependerían de sí mismos para clasificarse ganando los dos próximos duelos, ante Shakhtar y Borussia Mönchengladbach aunque mejor no poner a prueba el corazón. Por si acaso.

El caso es que los de Zidane jugarán en Milán con esa extraña sensación de altibajos que viene sufriendo el equipo desde que empezó la temporada. Quizá sea ese el mayor pecado del Real Madrid 2020-21, la irregularidad, y no ya de un partido a otro sino dentro de un mismo encuentro.



Los blancos fueron capaces de hacer 30 minutos muy buenos en Valencia y luego desaparecer para naufragar, capaces de ver cómo el mismo Inter con el que se medirá este miércoles igualaba un 2-0 para ponerse 2-2 y tener opciones para un 2-3 que no llegó y que Rodrygo transformó en 3-2. Seguramente, uno de los pocos partidos ‘redondos’ fue el Clásico, con un Madrid concentrado 90 minutos, sin fisuras y con sacrificio. Lo mínimo que se pide para la fría noche que se espera en Milán.

Aunque Conte tenga que hacer de menos públicamente las bajas del Real Madrid lo cierto es que para él es una bendición que no jueguen ni Benzema (les marcó el primer gol en el anterior duelo) ni Ramos (les hizo el segundo en ese mismo partido). También que no esté Valverde, ese jugador que le encantaría tener en su Inter porque tiene físico, defensa y, además, gol. Todo eso pierde el Madrid. Por suerte sí estará Casemiro, un ‘refuerzo’ de lujo en relación al partido de Villarreal y que se antoja fundamental dentro de esa cooperación que Zidane necesita para detener a esa ‘bestia’ llamada Lukaku.

A pesar de que suene raro, y aunque en el Madrid, al menos de puertas para fuera, no lo puedan decir, sería la primera vez que un partido calificado como “final” dejara contentos a los blancos con un empate. El hecho de no perder en Milán dejaría al Inter tan tocado como a los blancos vivos…y dependiendo de sí mismos. También sucedería perdiendo, sí, pero la sensación y, especialmente el entorno, no tendrían la más mínima piedad a la hora de usar esas palabras que tanto les gustan para atacar a los blancos. Convendría no darles ese placer.



Para ello el madridismo confía en que Eden Hazard tome el mando del timón y conduzca al equipo por la senda triunfadora. Se le fichó para las grandes ocasiones. Y hoy tiene un reto de los grandes. Una derrota en Milán podría ser fatal. Y un empate insuficiente. Aunque en el peor de los casos el Real Madrid seguiría dependiendo de sí mismo. Pero nadie piensa en eso. Ganar o ganar. No hay más. El Real Madrid debe dar un golpe sobre la mesa en San Siro para poner las cosas en su sitio.


Alineaciones

INTER DE MILÁN: Handanovic; Skriniar, De Vrij, Bastoni; Achraf, Barella, Gagliardini, Vidal, Young; Lukaku y Lautaro Martínez.

REAL MADRID: Courtois; Carvajal, Varane, Nacho, Mendy; Kroos, Casemiro, Odegaard, Modric o Asensio; Hazard y Mariano.

ÁRBITRO: Anthony Taylor (ENG).

ESTADIO: San Siro (Giuseppe Meazza).

HORA: 21.00 (Movistar Liga de Campeones).


Deja tu Comentario