2020-12-12 08:12 Leo Messi Por: Redacción MB

Messi intenta agilizar su marcha al PSG en el mercado de invierno

Messi está convencido de que el Barça le dejaría marchar en enero si el PSG paga 50 millones.



Leo Messi no sólo no ha rectificado su decisión de abandonar el Barça expresada el pasado mes de agosto, sino que se reafirma en ella, especialmente por lo que está ocurriendo en el club y en el equipo desde entonces.

De hecho, su entorno se está moviendo para que la próxima ronda de la Champions League, los octavos de finales, la juegue ya con otra camiseta y defendiendo a otro equipo.



Messi no es feliz en el Barça desde que el presidente Bartomeu se negó a traerle a Neymar de vuelta. Y se encabritó cuando se enteró de la decisión del club de despedir a su íntimo amigo Luis Suárez. Fue entonces, en un ataque de rabia, cuando decidió enviar el burofax en el que informaba su deseo de marchar.

No le hace ninguna gracia que le rebajen 30 millones la ficha

Aceptó quedarse porque el contrato que rubricó con su firma le obliga a seguir hasta el 30 de junio. Se quedó a regañadientes. Y desde entonces todo ha ido de mal en peor. Él ha perdido su magia goleadora, el equipo no le acompaña, con resultados desastrosos, y para acabarlo de arreglar desde el club le proponen rebajarse un 30% la ficha, que en su caso son 30 millones de euros anuales. 

En realidad le piden un aplazamiento del pago, pero él se ha cansado de tantos problemas, especialmente cuando el PSG le garantiza cobrar sin incidentes lo que firme con ellos. A todo esto hay que añadir que ha perdido autoridad en el vestuario. Él mismo ha renunciado a ser el líder de esa plantilla y se ha recluido en una burbuja convirtiéndose en uno más y sin aceptar las responsabilidades de capitán que asumió con ilusión.



En el vestuario ya no está bien visto

La cuestión es que ha perdido peso jerárquico en el vestuario y para muchos de sus compañeros sería un descanso perderle de vista, por el mal rollo que genera y porque su juego condiciona al del resto del equipo y ya no ofrece los resultados deslumbrantes de años atrás. El hecho de que cobre 100 millones a cambio de tan pobre rendimiento tampoco juega a su favor.

La cuestión es que Messi necesita cambiar de aires para recuperar la sonrisa y hará todo lo que esté en su mano para romper su relación contractual con el Barça. La solución podría ser marchar en el mercado de invierno aceptando su comprador, el PSG, el pago de una simbólica cantidad (50 millones) que al Barça le iría de perillas, sobre todo porque el 30 de junio Messi se irá gratis.

Messi sabe que si convence al PSG de que pague 50 millones por él, las puertas del Camp Nou se le abrirán de par en par para fugarse para siempre del Barça.


Deja tu Comentario