2021-01-10 11:01 FC Barcelona Por: Redacción MB

Toni Kroos deja en evidencia y humilla a los llorones del Real Madrid

Mientras directivos, técnicos y jugadores del Real Madrid lloran por el mal estado del terreno de El Sadar, Toni Kroos les recuerda que el campo estaba mal para los dos equipos.



Presume Zidane, cuando le benefician los árbitros, de que él nunca se queja de la labor de los colegiados. Qué bonito es oírle hablar cuando el viento sopla a favor. Pero en cuanto se tuercen los resultados, Zidane, Butragueño, Florentino Pérez y los jugadores blancos muestran su faceta terrenal de equipo pequeño y lloran como todos los demás. Llorones profesionales. Esta vez se han quejado del estado del terreno de juego de El Sadar, como si el Real Madrid hubiera jugado en un campo malo y el Osasuna en un campo bueno. 

Kroos desmiente a sus compañeros y a su entrenador

Y ha tenido que ser un peso pesado de la plantilla madridista, Toni Kroos, quien deje en ridículo a la capacidad de llanto del club. Kroos viene del Bayern Múnich y no está para excusas baratas que justifiquen los fracasos de su equipo. Kroos desmiente a sus compañeros y a su entrenador: "El campo no influyó en el tropiezo del Real Madrid". Al término del partido de Pamplona el alemán manifestó:



“Creamos pocas ocasiones aunque controlamos el partido. Nos ha faltado algo arriba”.

“Sabíamos que iban a defender bien, con nuestra calidad tenemos que crear más. El campo estaba difícil pero teníamos que haber creado algo más”.

“No hay excusas con el campo, jugamos los dos en el mismo. El resultado no es por el campo”.



“Perdimos rápido el balón arriba, era difícil jugar por el medio. Podíamos haber jugado más por los laterales. Mendy ha tenido más especio que los de arriba. No lo hicimos tan mal pero faltó algo arriba para ganar”.

Llorones profesionales

"No hay excusas con el campo, jugamos los dos en el mismo". Toni Kroos no ha podido dejarlo más claro para desenmascarar a los llorones profesionales que le rodean. Cuando no se quejan de los árbitros, se quejan del calendario. Y si no, de que las teles no repiten las jugadas. Quejas, quejas y quejas. Llanto de perdedores. Cuando el Real Madrid gana, ni árbitros, ni calendario ni repetición de las jugadas.

Los equipos pequeños, acostumbrados a navegar con el viento a favor, son así cuando se tuercen las cosas y ven al peor Barça de este siglo soplándole con su aliento en el cogote.


Deja tu Comentario