2021-03-07 16:03 Real Madrid Por: Fede Peris

El árbitro impide el triunfo del Real Madrid en el derbi madrileño (1-1)

Benzema engancha al Real Madrid a LaLiga con un gol providencial al Atlético a dos minutos del final.



Una vez más, y está empezando a convertirse en un Clásico, Zidane dio la primera ‘noticia’ antes de que arrancara el encuentro de turno, en este caso el derbi. Zizou le dio el papel de titular a Rodrygo. Ni Vinicius, ni Isco ni Fede Valverde, que partían como los tres grandes candidatos al último puesto de un ‘11’ que era más que previsible salvo en esa única interrogante.

La salida del Real Madrid al encuentro no fue la de un equipo que necesitaba la victoria. Pausado, superado en los duelos, como si los de Zidane estuvieran con el freno de mano puesto. Quizá la consigna fue demasiado conservadora. Un error.



De hecho, esa ‘siesta’ anticipada del Madrid le costó cara. En un intento de anticipación de Nacho éste perdió su duelo con Llorente y le acabó dando una autopista para que el ex madridista se escapara y le pusiera una pelota a Suárez para superara a Courtois en el mano a mano. Si el 0-0 no era buen resultado, levantar un 1-0 con los problemas de gol que viene teniendo este equipo se convertía en algo más que un reto. Casi una heroicidad.

28 minutos. Ese fue el tiempo que necesitó el Real Madrid para tener su primer remate a portería. Fue una volea lejana de Casemiro desde fuera del área que acabó sacando Oblak con un despeje más eficaz que estético. A los de Zidane les estaba costando meterse en el choque y cualquier mínima opción de gol podía ser válida para intentar meter al equipo en un partido que se había puesto demasiado feo.

El Madrid no estaba bien, sin embargo, el de siempre, el infaliblemente antimadridista, Hernández Hernández, le escamoteó un penalti claro que habría metido a los blancos en el partido.



Hernández Hernández perjudicó al Real Madrid

El balón voló por el área y Felipe, con la mano extendida, tocó el cuero que pretendía rematar Casemiro. Hernández Hernández se hizo el loco. Eso sí, González González, desde el VAR le pidió que fuera a ver la jugada por el monitor porque la mano era clara, una manera elegante de decirle que se había equivocado, ¿qué hizo el colegiado canario? Básicamente pasarse la recomendación de su colega por el forro. No quiso pitar el penalti y se quedó tan ancho. Un escándalo mayúsculo.

El arranque del segundo tiempo, como ya ocurriera en el primer acto, volvió a ser malo para el Real Madrid. De hecho, Courtois realizó dos grandes paradas para evitar que el segundo tanto subiera al marcador. El Atlético encontró en la banda de Lucas Vázquez un filón, con Carrasco haciendo mucho daño ante un jugador que, aún siendo voluntarioso, no es un defensor. Además del tema arbitral, clave, lo cierto es que del Madrid poco o nada se sabía. Una mala señal.

Como era de esperar, con el paso de los minutos, el Atlético fue aculándose cada vez más. El 1-0 era un botín que buscaron defender colocando un muro delante de Oblak y buscando una contra ante un Madrid que no terminaba de ir a por partido. Zidane quitó a Rodrygo y a Asensio, ambos desaparecidos, para darle algo más de vuelo al equipo con Vinicius y Valverde.

El Madrid tenía un problema doble. Sus transiciones eran escandalosamente lentas, demasiado previsibles. Por si esto fuera poco, hubo jugadas que retrataron a futbolistas físicamente fundidos, perdiendo los duelos físicos y con la sensación de cierto conformismo. Si a todo esto se le unía el hecho de que el Atlético comenzó a jugar al otro fútbol, con pérdidas de tiempo, faltas, parones, etc, al Madrid sólo le quedaba un milagro para, al menos, rascar un empate.

Aún así, a medio gas y estando mal, Benzema tuvo dos ocasiones clarísimas para haber puesto el 1-1. La primera, tras un pase magistral de Vinicius que remató de primeras al cuerpo del portero, la segunda, tras el rechace de ese primer tiro, un zurdazo que volvió a achicarle el portero esloveno al delantero. Una doble oportunidad demasiado clara. De las que no se pueden fallar.

El Madrid, con más fe que fútbol, intentó acercarse al área de su rival. Bien es cierto que Simeone, al ir metiendo cada vez más atrás a su equipo, facilitó que los de Zidane se echaran encima y, una vez ahí, la calidad de los jugadores blancos pudiera decidir. Benzema, que acababa de fallar una ocasión clarísima, no iba a fallar la tercera. El francés se metió en el área, combinó magistralmente con Casemiro, y el brasileño le devolvió la pared para que Karim se encontrara con el gol. Los blancos lograban el gol de la supervivencia liguera, lo mínimo que se esperaba dentro de un partido loco, que tuvo de todo, y que deja en el aire lo que hubiera pasado si el 1-1 hubiera llegado antes del descanso, con ese penalti que le quitaron.

Ficha técnica

Atlético, 1 - Real Madrid, 1

Atlético 1: Oblak; Trippier, Savic, Felipe, Hermoso, Carrasco (Joao Félix 63’), Koke, Llorente, Lemar (Saúl 56’); Suárez, Correa

Real Madrid 1: Courtois; Lucas, Varane, Nacho, Mendy; Casemiro, Kroos, Modrić; Asensio (Valverde 59’), Benzema y Rodrygo (Vinicius 59’). 

Goles: 1-0 Suárez (18’), 1-1 Benzema (88’)

Árbitro: Hernández Hernández. Amonestó a Carrasco, Varane, Correa, Joao Félix

Estadio: Wanda Metropolitano


Deja tu Comentario