2021-03-14 15:03 Real Madrid Por: Fede Peris

Descontento en la plantilla por las quejas arbitrales light de Zidane

Sergio Ramos esperaba que Zidane rajara contra el árbitro del Real Madrid-Elche, y otra vez los jugadores quedaron decepcionados con sus declaraciones. El técnico no sabe ni quiere llorar ante a prensa.



Hay mosqueo en el Real Madrid por el buenismo de Zinedine Zidane en las ruedas de prensa. Buena parte de los jugadores, encabezados por el capitán Sergio Ramos, entienden que su entrenador tiene que dar un golpe en la mesa y protestar de forma airada para hacerse respetar por los árbitros cuando sus decisiones perjudican al Real Madrid. 

Los jugadores entienden que su entrenador es muy light cuando toca quejarse de las injusticias arbitrales que perjudican al equipo blanco. 



“No me voy a meter. El árbitro hace su trabajo y nosotros intentamos hacer el nuestro. Vi la jugada y bueno, nos parece que hay algo, pero el árbitro ha decidido otra cosa y ya está”. Así respondió ayer cuando le preguntaron en la rueda de prensa posterior al Real Madrid-Elche por el penalti clamoroso que le hicieron a Sergio Ramos y el árbitro no pitó.

Sergio Ramos le explicó, a Zinedine Zidane, la polémica jugada en el vestuario con la esperanza de que hiciera sangre en la sala de prensa con su explicación. El sevillano se fue muy enfadado del Di Stéfano por el trato arbitral que siguen recibiendo los suyos, partido tras partido.

Sergio Ramos llegó a hablar de que le hicieron una ‘llave de judo’ dentro del área. Y a la vista están las imágenes para no pensar en ninguna exageración.

El de Camas terminó muy rebotado el choque, tras ser cambiado, como se pactó, y al explicárselo a Zidane en el vestuario terminó estallando.



El capitán le dio explicaciones al entrenador, sobre esa polémica, y le dijo que lo que más le irritó fue el hecho de que el árbitro no quiso ir al VAR para verla, pese a que se lo pidió por favor, con respeto. Luego se enfadó más porque Zidane desconectó de sus quejas.

 


Deja tu Comentario