2021-04-02 12:04 Real Madrid Por: Carlos Muñiz

Elecciones y galácticos: El cóctel perfecto de Florentino Pérez

Florentino acostumbra a traer regalos sonados a los socios en forma de fichajes cuando se presenta a las elecciones.



Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, no ha faltado casi nunca a su cita con los fichajes galácticos en año de elecciones. Este jueves, el presidente blanco ha convocado elecciones a la presidencia del Real Madrid, lo que supone que casi con total seguridad acudirá al mercado para llevar la ilusión al madridismo con al menos un gran fichaje. En este momento, además, resulta necesario.

Serán las sextas elecciones presidenciales en las que Florentino Pérez se presenta como candidato, y de las cinco anteriores solo en una faltó a su costumbre de fichar a algún galáctico. Fue en el año 2017, después de que el Real Madrid había ganado dos Champions consecutivas y venía con una plantilla que había demostrado tener muy pocas fisuras. El club decidió firmar a un par de futbolistas jóvenes como Theo Hernández y Dani Ceballos para paliar las bajas, además de ascender a Achraf y recuperar algunos cedidos como Marcos Llorente, Jesús Vallejo o Borja Mayoral.

Desde entonces, las cosas empezaron a ir a peor y a pesar de que el equipo consiguió volver a ser campeón de Europa, el rendimiento en general ha descendido mucho especialmente tras la marcha de Cristiano Ronaldo. Es la hora de que el Real Madrid remonte el vuelo y Florentino entiende que necesita volver a invertir en grandes futbolistas para que el madridismo recobre la ilusión. Dadas las circunstancias, será complicado que no repita lo que hizo en el año 2000, el 2004, el 2009 o el 2013, en los que contrató a grandes futbolistas invirtiendo altas cantidades de dinero.



 

Luis Figo, el primero de los galácticos

En el año 2000, cuando aterrizó en el club blanco ganando las elecciones a Lorenzo Sanz (en paz descanse), Florentino Pérez llevó a cabo su primera gran hazaña galáctica con el fichaje de Luis Figo por 10.000 millones de las antiguas pesetas, o lo que es lo mismo 60 millones de euros. Entonces fue el fichaje más caro de la historia. Florentino pagó la cláusula de rescisión del contrato del portugués con el Barça y cumplió con su promesa electoral. Ahí comenzó la era de los galácticos. A Figo le acompañaron Makelele, Santiago Solari, César Sánchez, Flavio Conceiçao o Pedro Munitis, entre otros.

En los años posteriores, Florentino no tuvo en cuenta si era año de elecciones o no: en 2001 fichó a Zinedine Zidane, en 2002 fichó a Ronaldo y en 2003 fichó a David Beckham. Aquel Real Madrid aterrorizaba a los rivales y dio grandes noches de fútbol al Santiago Bernabéu. Fue el inicio de la leyenda de Florentino, el presidente que era capaz de reunir en un mismo equipo a las principales figuras del fútbol mundial, fichando año tras año una gran estrella internacional.

Segundas elecciones de Florentino: el fichaje Michael Owen

De cara a su segundo mandato como presidente, Florentino Pérez fichó a Michael Owen, que venía de ser Balón de Oro con el Liverpool. Fue en el año 2004. Es cierto que el delantero inglés no cuajó, pero a su llegada despertó una gran ilusión entre los madridistas. Finalmente terminó regresando a Inglaterra. Ese mismo verano, el presidente apostó también por dos de los que entonces eran considerados de los mejores defensas centrales de Europa: Walter Samuel y Jonathan Woodgate. Tampoco funcionaron.

Dos años después de aquello, Florentino dimitió como presidente tras una grave crisis de resultados que derivó en una crisis institucional. Prefirió echarse a un lado y entonó el mea culpa. Sin embargo, todavía no había terminado la historia de amor entre Florentino Pérez y el Real Madrid. Tras varios años de mala gestión que amenazaban la estabilidad del club, decidió volver a presentarse a unas elecciones. Fue en el año 2009, después de que Ramón Calderón dimitiera tras el escándalo del pucherazo en la Asamblea de Compromisarios de la entidad.



Florentino vuelve por la puerta grande: Cristiano, Kaká y Benzema

"Vuelve la ilusión". Ese fue el lema que Florentino Pérez presentó para su campaña electoral de cara a las elecciones de 2009, en las que arrasó. De nuevo como presidente del Real Madrid, aquel año gastó más de 250 millones en fichajes, siendo especialmente notables los de Cristiano Ronaldo, Ricardo Kaká y Karim Benzema. El portugués y el francés han dado un rendimiento espectacular durante más de 10 años, en el caso de Karim todavía lo sigue dando.

Florentino volvía a sacar su vena galáctica y demostraba que es capaz de fichar a prácticamente cualquier jugador que se le ponga por delante. Además de estos tres futbolistas, incorporaba aquel año a futbolistas como Xabi Alonso, Álvaro Arbeloa, Raúl Albiol o Esteban Granero, entre otros. Manuel Pellegrini tomó las riendas del equipo, en lo que fue el preludio de la era Mourinho que estaba por venir.

Año 2013: Gareth Bale llega en busca de la Décima

Con el entrenador portugués, el Real Madrid se abonó a las semifinales de la Champions, pero no consiguió el ansiado objetivo de ganar la Décima. Con esa idea fichó el club blanco a Gareth Bale una vez que el entrenador portugués se marchó. En el año 2013, de nuevo año de elecciones, el presidente apostó por el galés como gran estrella para el equipo que lideraría Ancelotti, además de atraer a varios jugadores jóvenes con los que aspiraba a dominar el futuro de la Selección Española: Isco, Illarramendi, Carvajal... El malagueño y el pepinero siguen vistiendo de blanco 8 años después.

Una vez más, Florentino Pérez lanzaba la casa por la ventana en año de elecciones. Esto no quiere decir que el presidente no actúe más allá del interés en continuar en el cargo, ya que fuera de campaña también ha fichado a grandísimos jugadores. Pero es llamativo el nivel de los fichajes que hizo en años en los que se puso en juego la presidencia del club, tal y como ocurre de cara al próximo verano. Al final, es cierto que en varias de las reelecciones Florentino no tuvo competencia, sobre todo en este segundo mandato, por lo que tampoco tenía la necesidad de prometer grandes fichajes para seguir en el cargo.

Año 2021, ¿el año de Mbappé y Haaland?

De cara a este verano de 2021, todas las miradas apuntan a Erling Haaland y Kylian Mbappé como los dos futbolistas galácticos que pueden aterrizar en Concha Espina. Además del noruego y del francés, también tiene entre manos el Real Madrid el fichaje de David Alaba. Los blancos no han ganado la Champions en las últimas dos temporadas, y aunque de momento en la presente no van mal encaminados (están en cuartos de final y en la parte relativamente más cómoda del cuadro para llegar a la final) el presidente sabe que el equipo necesita savia nueva.

El Real Madrid tiene la necesidad de darle un impulso a su plantilla después de varias temporadas en las que solo ha ido haciendo pequeños retoques. Lo que cuentan desde el club blanco es que algo grande se está cociendo para el verano que viene. Si llega Haaland o Mbappé será una gran noticia para el madridismo, si llegan los dos será una auténtica pasada. Y si Florentino además consigue darle un mayor equilibrio a la plantilla, como le reclama Zinedine Zidane, el madridismo podrá estar muy satisfecho.


Deja tu Comentario